Las mujeres somos las grandes estafadas de la reforma laboral

La pobreza, tras la reforma laboral del PP, tiene más rostro de mujer, afirma la candidata número dos en la lista de Izquierda Unida, Lola Quintana, en el acto que se ha celebrado esta mañana coincidiendo con la conmemoración del 8 de marzo. "La crisis económica es una estafa y las grandes estafadas somos las mujeres". Así, relató Quintana, los datos oficiales son claros y una de cada cuatro mujeres lleva en paro más de dos años y no encuentra empleo ni percibe prestación alguna. "Pero, también nos afecta de otras formas, puesto que la pérdida de trabajo lleva a muchas mujeres a volver a la casa y a depender económicamente del hombre. Las leyes puesta en marcha por el nuevo gobierno y las que anuncian perjudican todas a las mujeres y algunas suponen un retroceso, como la ley del aborto".

Asimismo, Lola Quintana acusó al PP de ahondar con la reforma laboral en un grave problema que afectaba ya de por sí a las mujeres, puesto que la mayoría de los trabajos a tiempo parcial los ocupa este sector de la sociedad, "y no por deseo propio, sino porque es lo que hay. Lo que ocurrirá ahora es que se exigirán jornadas completas con salarios de media jornada y menor cotización, lo que a la larga supone una pensión inferior a los trabajado realmente".

La reforma también trae un contrato más precario de prueba durante un año, lo que supondrá "mujeres ocupando un puesto en precario 365 días y después un despido fácil".

Los recortes en dependencia y la paralización de ayudas a nuevas demandas ataca directamente a la mujer, porque el trabajo de cuidadora seguirán haciéndolo pero sin percibir emolumentos y sin cotizar.

En el acto de esta mañana se han presentado algunas de las propuestas que Izquierda Unida defiende en materia de mujer, como crear un fondo para pensiones impagadas y evitar que algunas mujeres "queden en situación de extrema pobreza cuando sus ex parejas se niegan a pagar", explicó la número 4 de la candidatura, Eva García Sempere.

IU también plantea la puesta en marcha de cláusulas sociales en aquellos espacios del mercado laboral donde menos contratación femenina se propicia, así como establecer medidas económicas como microcréditos para las mujeres que deciden iniciar un trabajo por cuenta propia.

Preguntadas sobre las palabras del ministro de Justicia relacionando violencia y aborto, Lola Quintana recordó que la ley no obliga a ninguna mujer a abortar, sino que regula la situación y da garantías jurídicas y sanitarias. "Nosotros apostamos por una maternidad responsable y libre y no porque nos consideren incapaces de decidir sobre nuestro futuro y lo tutelen". Quintana añadió que las palabras del ministro "nos han violentado".

El acto de Izquierda Unida se ha celebrado en el centro de la ciudad y durante el mismo se han desplegado carteles alusivos a las reivindicaciones y problemas que afectan a las mujeres, desde el empleo al aborto.