La nueva dirección provincial colegiada parte con el mandato de disputar el poder

 

El coordinador provincial de Izquierda Unida, José Antonio Castro, ha presentado esta mañana la nueva dirección elegida ayer jueves y que cierra el proceso asambleario que ha venido celebrándose en los últimos meses.

 

La nueva Comisión Ejecutiva Provincia se ha reducido con respecto a anteriores mandatos y cuenta con 38 miembros. Siguiendo la estela que en los dos mandatos anteriores se ha venido realizando, la ejecutiva se ha renovado en un 47 por ciento y se caracteriza por representar a todos los territorios y sensibilidades que integra a IU, ha explicado Castro, que ha dicho que con este proceso se comienza a ejecutar el mandato de la militancia y la ciudadanía para “disputar el poder”.

 

La edad media de la ejecutiva es de 40 años, con incorporaciones muy jóvenes y también otras más veteranas. Hay participación institucional, con diputados provinciales y andaluces, alcaldes y concejales.

 

Asimismo, en el consejo provincial celebrado ayer se ha elegido también la Dirección Provincial Colegiada, compuesta por 12 personas y que se encargará de “la ejecución día a día de las políticas que decidan los dos órganos mayores (asamblea provincial y ejecutiva).

 

Esta nueva dirección colegiada está encabezada por el propio Castro como coordinador provincial y ha sido renovada al 50 por ciento.

 

Entre las incorporaciones, destaca Miguel Angel Díaz o Toni Morillas. El primero se encargará de la Secretaría del Area Interna y Organización, lo que Castro ha denominado “la sala de máquinas” de la Organización.

 

En cuanto a Toni Morillas, asume “una de las responsabilidades más trascendentes, de la que dependerá el desarrollo y ejecución de las políticas de ámbito municipal, provincial y autonómico”.

 

Morillas sustituye en estas tareas a Manuel García Peláez, que pasa ahora a ser el coordinador de la ejecutiva, que asumirá junto a Castro las tareas de coordinación en la provincia.

 

Otra de las incorporaciones es Fátima Berlanga, actual delegada de la Vicepresidencia de la Junta de Andalucía en Málaga, que se ocupará del área autonómica.

 

Dolores Quintana seguirá realizando las labores de portavoz provincial y coordinará la Oficina Parlamentaria.

 

 

El anterior responsable de Organización y Finanzas, Juan Peñas, dirigirá Administración y Finanzas, mientras que la teniente de alcalde de Humilladero, otra novedad de la Dirección, se encargará del área municipal

 

El diputado provincial Miguel Díaz será el responsable del área de Comunicación  y la ex alcaldesa de Torrox, Toñi Claros se ocupará de  Extensión Organizativa.

 

El coordinador comarcal de IU en Ronda, Alvaro Carreño, se encargará a partir de ahora de la Secretaría de Programas y Elaboración y la profesora universitaria Ana Jorge Alonso, de la Secretaría de Formación y Estudios.

 

El coordinador de IU en la provincia ha señalado algunos retos de la coalición para el futuro, entre ellos, garantizar una mayor implantación territorial de la federación de izquierdas, "ya que todavía hay municipios que se escapan a la presencia de IU, y estamos conjurados para que de aquí a la próximas elecciones municipales podamos presentar una organización que esté presente en todos y cada uno de los municipios malagueños, creciendo en afiliación".

   En lo que a objetivos electorales se refiere, Castro ha señalado que "IU está preparada para seguir disputando el poder desde los gobiernos y para poder acabar con la hegemonía del poder financiero". "Estamos en condiciones de decir que esa batalla por el poder va encaminada a acabar con la hegemonía del PP en la provincia", ha reiterado.

   "El PP tiene que pagar y muy caro cada desahucio que se produzca a partir de ahora en Andalucía, cada despido de un trabajador que se produzca en la Comunidad, y cada servicio público que desaparezca en nuestra tierra y pase al sector privado", ha afirmado el dirigente de IU.

   En referencia a la Diputación de Málaga, Castro ha señalado que su presidente, Elías Bendodo, "podrá disfrutar de su Gobierno sólo un mandato porque estamos decididos a reconstruir todo aquello que se ha cargado".

   "Teníamos un modelo que costó trabajo implantar, el modelo de la concertación, de la participación, de la descentralización en la Diputación y las cosas desgraciadamente van al contrario", ha lamentado, añadiendo que el ente supramunicipal malagueño "colabora con el Gobierno central en restarle competencias y capacidades a los ayuntamientos, algo que tenemos que evitar".