Defendemos una moratoria de transgénicos experimentales para Andalucía

Una moratoria inmediata para la prohibición de las actividades para la utilización confinada y liberación voluntaria de los organismos modificados genéticamente en agricultura, alimentación y medio ambiente, en base a las competencias de las que dispone la Junta de Andalucía, es el objetivo de IU con una iniciativa que sigue la senda marcada por el Acuerdo de Gobierno y las anteriores iniciativas debatidas en el Parlamento relacionadas con esta moratoria.

En rueda de prensa la portavoz de Agricultura del Grupo parlamentario de IULV-CA, Lola Quintana, acompañada del portavoz del Grupo, José Antonio Castro, han presentado la nueva iniciativa que el Grupo defenderá en la Comisión de Agricultura del Parlamento y han incidido en la necesidad de dar cumplimiento a lo recogido en el Acuerdo de Gobierno entre PSOE e IU para la actual legislatura. Concretamente el documento del Acuerdo habla del “establecimiento de una moratoria en Andalucía sobre la liberación de cultivos transgénicos hasta que se lleve a cabo la revisión de la normativa española en esta materia”.

Por ello y en tanto que, según Quintana, la Junta tiene competencias en los cultivos experimentales con trasgénicos según el Decreto 320/2010 del 29 de junio y por el que se regula al Comité Andaluz de Control de Organismos Modificados Genéticamente, quien otorga las autorizaciones relativas a estas actividades, se pide al Gobierno andaluz que establezca la inmediata prohibición de las actividades de ensayo.

Según ha asegurado Quintana, pese a que desde hace dos años la Junta no aprueba autorizaciones relativas a las actividades para la utilización confinada y liberación voluntaria, el Ministerio de Agricultura sí lo hace y ha puesto como ejemplo la concesión para un trigo transgénico en Córdoba a pesar de las denuncias de diversas organizaciones.

“Francia ha prohibido el cultivo de maíz transgénico” ha enfatizado Quintana recordando que “Francia es una potencia internacional y no quieren el cultivo transgénico, lo prohíben” y por la misma razón “Andalucía no se puede convertir en el rincón de la UE donde se permitan estos ensayos”. Por ello, Quintana ha hecho un llamamiento al PSOE para que “elija que modelo dentro del desarrollo económico quiere para nuestra tierra”.

Tras criticar al hasta ahora ministro Arias Cañete por “haberse convertido en el delegado de Monsanto, representante del agronegocio en España y que está de acuerdo con que se entregue el 40% de Deoleo, de nuestro aceite, a un grupo extranjero”, Quintana ha exigido al PSOE que decida “si quiere el modelo que representa Cañete o apuesta por un modelo de Agricultura social, ecológica que crea empleo en Andalucía”.

“Y tendrá que decidirse pronto” ha enfatizado Quintana para quien a las puertas de unas elecciones europeas, donde este tema es fundamental, “habrá que decidirse para que los ciudadanos sepan a qué atenerse”.

En la actualidad, Hun­gría, Italia, Luxemburgo y Polonia han adoptado medidas de salvaguarda y han prohibido el cultivo del maíz transgénico MON 810 en sus territorios por sus efectos en el medio ambiente. Además, cabe recordar que, según datos del último eurobarómetro sobre biotecnología, el 53% de la población se opone a los alimentos transgénicos.

La moratoria que IU exige para Andalucía apuesta por un compromiso con una alimentación sana, segura, de calidad y sostenible, y supone un paso más, tras la proposición no de ley aprobada a finales de 2013, para establecer un territorio andaluz libre de transgénicos.