Defenderemos en Europa una educación pública “al servicio de la sociedad”

“No podemos construir una Europa que mire a otro lado cuando hay jóvenes que por su origen socio económico tienen que abandonar sus estudios”, ha dicho esta mañana Elena Cortés, en una rueda de prensa celebrada en la Universidad de Málaga previa a la reunión con profesores para dar a conocer la situación de la institución académica y las demandas del colectivo de docentes.

“Tenemos que construir una educación superior pública al servicio de la sociedad y la generación de empleo, no al servicio de los intereses de las multinacionales”, ha declarado Cortés. El proceso de Bolonia ha transformado el derecho a la educación en una mercancía a favor de las empresas del IBEX-35 “que no tienen arraigo en el territorio, que no desarrollan socialmente el territorio y un buen porcentaje de ellas tienen domicilio fiscal en paraísos fiscales”.

Otra de las patas fundamentales para la formación son los procesos de investigación, desarrollo e innovación, que desde IU también tienen que tener un carácter público: “deben revertirse en el proceso de desarrollo del tejido productivo de las provincias andaluzas y no es posible que el gran capital se apropie de esos procesos de investigación”.

Junto a Elena Cortés han participado en el encuentro responsables de la dirección andaluza de IU como Amanda Meyer y Manuel García Peláez, y dirigentes provinciales como Dolores Quintana, Toni Morillas y Miguel Ángel Sánchez, además del portavoz en el grupo municipal en el Ayuntamiento de Málaga, Eduardo Zorrilla. El también coordinador local ha tenido unas palabras de recuerdo con el policía nacional asesinado en el día de ayer, Francisco Díaz Jiménez, “un trabajador público al servicio de la ciudadanía”.

La Universidad de Málaga tiene aproximadamente 39.000 alumnos, lo que representa el 25% de los universitarios andaluces. A la situación de estos se ha referido la parlamentaria andaluza Dolores Quintana, advirtiendo de las dificultades que están pasando tras la modificación por parte del Ministerio de Educación del sistema de becas. “Ya no hay más colchón posible”, ha denunciado Quintana, “hay alumnos que se están viendo obligados a volver a sus pueblos dejando sus estudios. No se puede pagar piso de alquiler, no hay más transporters ni fiambreras que puedan pagar esos padres en paro”. La diputada ponía así el acento en los más de 2.000 estudiantes no han cobrado el importe de la beca a falta de un mes para finalizar el curso.

 

La formación sigue así con su alegato en favor de los derechos fundamentales de los seres humanos que deben garantizarse desde la Unión Europea, como recoge su programa electoral. Entre estos derechos se ha destacado esta mañana la función social de la educación o de la vivienda, respecto a la que Cortés ha declarado que “no es posible que la Europa que se viene construyendo desde Maastrich vulnere sistemáticamente el derecho humano a la vivienda”.