Alcaldes rechazan el cambio de representación en Mancomunidad por primar a los partidos y no a los municipios

Alcaldes de los municipios de Casares e Istán (IU) y de Ojén (PSOE) registraron ayer por la mañana una alternativa a la propuesta por el Partido Popular para modificar los estatutos de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

Previamente, los ediles, el coordinador provincial de Izquierda Unida, José Antonio Castro, y el comarcal, Guzmán Ahumada denunciaron la acción unilateral del Partido Popular de modificar la representación de los municipios, de manera que desnaturaliza la razón de este ente que busca la unión de los pueblos para gestionar servicios comunes.

IU siempre ha tendido la mano para llegar al consenso, pero el PP parece que busca el enfrentamiento entre municipios pequeños y los grandes, han asegurado.

Castro aseguró que la propuesta de cambio sólo responde a unos intereses partidistas, mientras Ahumada descartó esta especie de parlamento comarcal que pretende el PP. Con la actual composición la importancia de la mancomunidad no recae en los partidos políticos, sino directamente en los municipios. “El órgano Mancomunado ha funcionado como un ente en el que se unen los distintos pueblos y ciudades para solucionar problemas que afectan a todos independientemente si su población es mayor o menor”.

La alternativa que plantearon los munícipes ayer por la mañana y que secundarán otros pequeños es adaptar la actual configuración (dos representantes por municipios), pero adaptándolo a la nueva legislación y han descartado el aumento a 39 que promueve el PP (ahora hay 22).

Los dirigentes de IU resaltaron que la Mancomunidad ha llevado a cabo proyectos muy importantes, con el acuerdo de los ayuntamientos, y entre ellos destacaron la gestión del agua o de los residuos urbanos y el Plan Estratégico. También destacaron que los pequeños municipios son claves para la Mancomunidad: en Istán está el pantano que abastece toda la Costa y en Casares, la planta de residuos. El ente ha funcionado gracias al consenso entre todos y la unanimidad por una razón clara: los delegados representan a sus municipios y no a un partido político, como pretende el PP.

La rueda de prensa se celebró en la puerta de Mancomunidad, lo que fue criticado por Castro, quien dijo no entender cómo tres alcaldes y varios representantes institucionales no han podido usar una sala vacía de una institución de carácter municipal. Aludió el coordinador de IU a que desde la época de Jesús Gil no habían ocurrido actitudes tan poco democráticas y que jamás pensó volverlas a vivir.

Morillas pide al PP que desautorice a la presidenta de Mancomunidad

Por su parte, la portavoz del grupo provincial de Diputación y responsable de Política Institucional de IU en la provincia, Toni Morillas, pidió también ayer al presidente del PP y del ente supramunicipal, Elías Bendodo, que desautorice a la presidenta de Mancomunidad y secretaria general del PP, Margarita del Cid, por esta modificación.

Morillas asegura que es una actuación “que se ha llevado a cabo a de manera caciquil, sin acuerdo, a hurtadillas. El PP va a convertir la mancomunidad de los pueblos en la mancomunidad de los partidos”. El cambio de representación de este ente que promueve el PP beneficiará a los grandes municipios donde, precisamente, gobierna esta formación política, “cambiando las reglas a mitad del partido”.