Hacemos un llamamiento a los partidos de la Diputación para oponerse al canon que pagarán las bibliotecas por prestar libros

Izquierda Unida quiere que los tres partidos que conforman diputación se unan en la oposición al nuevo canon por el préstamo de libros en las bibliotecas públicas. Así lo ha planteado esta mañana la portavoz del grupo provincial de la coalición, Toni Morillas, durante la visita de los tres diputados a la biblioteca Cánovas del Castillo, dependiente del ente supramunicipal.

Tras el recorrido, Morillas ha alabado la labor y el cariño que ponen cada día los trabajadores de la biblioteca en su tarea en una institución que ha sido pionera en la provincia y que desarrolló un gran trabajo de divulgación de la Cultura.

Según han explicado los diputados provinciales, el Gobierno Central ha aprobado este verano que los ayuntamientos de más de 5.000 habitantes y las diputaciones deben abonar un canon en función de los usuarios que tenga y de las veces que preste un libro.

Para el diputado provincial de IU, Miguel Díaz, esto supondrá “dar la puntilla” a muchas bibliotecas públicas, que ocupan el 85 por ciento de la oferta bibliográfica en el país.

Díaz destaca que al canon ya existente por adquisición de libros, ahora se exige el pago de otros dos, uno por el número de usuarios que tenga el centro y otro por las veces que se preste un título. Ese dinero de las arcas públicas irá a parar a una empresa privada que pretende aglutinar a los autores. Sin embargo, señala el diputado de IU, muchos escritores se han opuesto a este canon porque reivindican el carácter social de su obra. A ello hay que añadir que el canon afectará a todos los libros que se reciben en préstamo, “de manera que si se presta el quijote, también irá a parar esos fondos a la empresa privada”.

Miguel Díaz ha añadido que se estima que la imposición del canon supondrá más de cinco millones de las arcas públicas que irán a parar a la sociedad privada.

En esa línea, Morillas reclamó consenso en Diputación para oponerse a este nuevo paso de privatización de la Cultura, recordando que el dinero que se detraiga de las bibliotecas para pagar el canon no se usarán para el mantenimiento del servicio y la reposición de obras. “Tenemos que hacer un frente común y oponernos a un decreto que redunda en la mercantilización y el desmantelamiento del derecho a la Cultura”.

 

Los diputados provinciales de IU han alertado también de que con este decreto se abre la posibilidad de que en un futuro el usuario de las bibliotecas tenga que pagar por el préstamo.