Proponemos en la Diputación aplicar el proceso de presupuestos participativos para el ejercicio 2015

El grupo provincial de Izquierda Unida quiere que los presupuestos de 2015 de Diputación los decidan los ciudadanos como alternativa a las cuentas que el PP está elaborando donde vuelven a bajar las aportaciones a los ayuntamientos y a subir sube el gasto corriente.

Tras la entrada en vigor de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, los ayuntamientos y diputaciones están obligados a remitir al Ministerio de Hacienda las líneas fundamentales de sus presupuestos para el siguiente ejercicio. En el caso del ente malagueño, lo enviado incide en recortar los fondos para los municipios y en incrementar el gasto corriente (se adjuntan datos).

La portavoz del grupo provincial de Izquierda Unida, Toni Morillas, y el diputado Pedro Fernández Ibar, han calificado de “escandalosos” los datos conocidos por entender que supone “el enésimo ataque del PP a los ayuntamientos de la provincia” y han exigido su retirada. “Se produce un incremento sustancial del gasto corriente de la Diputación y vuelven a recortar las aportaciones que hace a los ayuntamientos en concepto de transferencia para prestación de servicios e inversiones que sirven para crear empleo en los municipios”.

Según los datos ofrecidos esta mañana, se reduce un 13,13 por ciento la prestación por servicios y un 55,56 por ciento en inversiones.

Ante este “maltrato” a los pueblos malagueños Izquierda Unida presenta una moción para su debate en el pleno de mañana para que se abra proceso de participación en el que los ciudadanos tengan la oportunidad de identificar las necesidades colectivas, elaborando propuestas y “teniendo el derecho a decir sobre las prioridades de gasto del presupuesto”. Morillas afirma que si se produce esta participación activa de los vecinos, los presupuestos serán más justos y democráticos “al contrario de lo que plasman los actuales”.

La dirigente de IU recuerda que en Málaga hay una importante experiencia en materia de presupuestos participativos, a manos principalmente de los ayuntamientos de Izquierda Unida. El haber sido en su día la pionera en este proceso ha traído a la provincia un reconocimiento internacional y que el Defensor del Pueblo las haya identificando como prácticas que mejoran la calidad democrática de las instituciones locales. “Esta vasta experiencia tiene que servir para que la Diputación se comprometa en el desarrollo de los presupuestos”

Igualmente, explicó la diputada de IU, existe un marco favorable en Andalucía con el anteproyecto de ley de participación ciudadana, donde, entre otras cuestiones, se plantean los presupuestos participativos como una práctica a fomentar. “La crisis del modelo político actual, el hartazgo que demuestran los ciudadanos ante las instituciones no puede ser abordado desde medidas estética. Esta crisis de legitimidad de las instituciones debe ser abordada desde el convencimiento de que solo creando instrumentos de control de las políticas se puede crear otra institucionalidad que no esté vendida a los intereses económicos”.