Los ayuntamientos andaluces deberán adaptar sus ordenanzas de venta ambulante y faciliten licencias de 15 años

IU defiende la iniciativa, aprobada por unanimidad, en consonancia con el trabajo de la Consejería de Turismo y Comercio

El Parlamento ha aprobado hoy instar a la Junta de Andalucía a que se dirija a los ayuntamientos para que adapten sus ordenanzas de venta ambulante al Decreto 1/2013 por el que se aumenta a 15 años la autorización municipal para ejercer el comercio ambulante.

Así lo ha defendido IU en la Comisión de Turismo de la Cámara andaluza en una PNL que ha contando con el respaldo de todos los Grupos y con la que pretende que todos los ayuntamientos de la comunidad se adapten a la mayor brevedad a la ampliación temporal de la licencia que recoge la modificación de la Ley de Comercio Interior.

Con esta medida se pretende que los diferentes puestos de venta ambulante puedan amortizar las inversiones y una remuneración equitativa de los capitales invertidos.

La portavoz de IU en esta Comisión, María del Carmen Pérez ha recordado que 703 de los 711 municipios andaluces cuentan con mercadillo, según datos de la Consejería. Un estudio reciente del Ministerio cifra en más de 60 mil el número de vendedores ambulantes. 40 mil familias viven de este sector. Andalucía es, a su vez, la región donde más fuerza tiene el comercio ambulante.

Otra iniciativa de IU, también aprobada por unanimidad, insta a la Junta a poner en marcha el Plan de Choque contra la estacionalidad turística

En la misma Comisión se ha aprobado, también por unanimidad, otra Proposición no de Ley de Izquierda Unida por la que se insta al Consejo de Gobierno de la Junta a poner en marcha el Plan de Choque Bienal 2015-2016 de lucha contra la estacionalidad turística. Para ello el Parlamento ha acordado que la Junta se dirija al sector privado y le solicite colaboración en materia de promoción turística.

También la diputada María del Carmen Pérez ha defendido esta iniciativa con datos sobre la estacionalidad turística andaluza del 54 por ciento y ha considerado que hoteles en el litoral cerrados durante cinco meses al año “supone claramente desperdiciar una capacidad de generar riqueza y empleo”. La diferencia entre los periodos de menos a mayor afluencia de turistas en 2013 provocó el cierre de 522 alojamientos y de más de 110 mil plazas, con la consiguiente repercusión sobre el empleo.

Con estos datos, la Consejería de Turismo aprobó en mayo la Estrategia para la Estacionalidad Turística 2014-2020 para convertir a la comunidad andaluza en referencia turística durante todo el año y mantener empleo estable en el sector. La Estrategia cuenta con tres planes bienales de choque.

 

Con este debate en el Parlamento se ha acordado solicitar a la Junta a que ponga en marcha ya el Plan correspondiente a 2015-2016, en consonancia con lo consensuado con los agentes económicos y sociales en la Mesa del Turismo.