Pescadores alertan sobre la pérdida de recursos en las zonas donde se están realizando pruebas para la extracción de hidrocarburo

“Si se demostrase que las prospecciones están provocando el descenso a los recursos naturales en las costas malagueñas, pediremos responsabilidad”. Así de tajante se ha mostrado la parlamentaria andaluza de Izquierda Unida, Dolores Quintana, ante la posibilidad que las pruebas correspondientes a la fase uno de búsqueda de hidrocarburos en el subsuelo marino de las costas malagueñas hayan provocado la pérdida de pescado.

Esta bajada ha afectado a la pesca, alcanzando un 75% en especies como la bacaladilla, que en las últimas temporadas sólo había variado en torno a un 5 o un 10% de un año a otro, o un 40% en la cigala.

Izquierda Unida ha puesto así de relieve la posibilidad que los sondeos de señales acústicas sean el principal motivo para el descenso de recursos. Amenaza que podría incrementarse en caso que se avanzasen con las siguientes fases del proyecto, puesto que implicaría pinchazos en el subsuelo que podrían provocar derrames que contaminasen el mar Mediterráneo.

La portavoz de IU en la Comisión de Agricultura en el Parlamento ha denunciado que la situación actual de pérdida de recursos está afectando a las cofradías de pescadores, lo que viene a deteriorar a un sector que se ha reducido en un 50%, ,con la consiguiente destrucción de empleos.

La parlamentaria malagueña ha rechazado que la merma se pudiera deber a la sobreexplotación. “No puede haber tal sobreexplotación porque actualmente existe un tercio menos de barcos que están faenando en nuestras costas de los que había hace unos años”, aclaraba. De los 37 barcos de arrastre que había, se ha pasado a 12.

Para concretar estos datos, Quintana ha contado con la participación de José Luis Guerrero Rojas, patrón mayor de la Cofradía de Caleta de Vélez y actual presidente en funciones de la Federación de Cofradías de Pesca de la provincia de Málaga, quien ha calificado la situación de “insostenible”.

Guerrero ha llamado la atención sobre la comparativa entre los diez primeros meses del pasado año 2013 y los de este 2014. Para el patrón, además, se debe hacer una investigación por parte de las administraciones que se esclarezca por qué se está produciendo esta pérdida que está afectando a los pescadores malagueños.

“Desde las diferentes administraciones se está poniendo el énfasis siempre en el pescador como culpable de la pérdida de recursos naturales en el fondo marino. Nos tienen demonizados. Alguien tiene que mirar la realidad de lo que está sucediendo, no sólo hacer normativas que vayan en contra del pescador, como la mayoría de las que se están haciendo en Europa”, reivindicaba Guerrero. Esto se suma a la subida de precios en los carburantes y otros impedimentos a los que se están enfrentando, como normativas que “más que proteger a las especies, destrozan la pesca ya que no se hacen pensando en la situación actual sino que se elaboran en los despachos”:

A través de Dolores Quintana, los pescadores han conseguido una reunión con el delegado de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente en Málaga para que intervenga en el asunto el próximo día 31. Ese día pararán los más de 40 barcos de arrastre de la provincia, “para que la ciudadanía conozca la situación que estamos viviendo”. Esta será la primera de las acciones que se desarrollarán al respecto y que continuarán con la pregunta parlamentaria que Quintana hará al respecto a la dirección de pesca de Andalucía. Guerrero no descartaba que, en caso de seguir las prospecciones, se hiciesen fuertes movilizaciones por parte de los pescadores.

Dos proyectos negativos para el medio ambiente del litoral malagueño

Actualmente existen dos proyectos, Siroco y Chinook. El primero de ellos, correspondiente a REPSOL, se sitúa a 10 kilómetros de las costas de Mijas y Fuengirola, pudiendo expandirse estos en siguientes fases hasta Motril por el litoral malagueño, mientras que el segundo afecta a municipios orientales, principalmente a Nerja.

“Donde dicen que no han hecho las prospecciones es donde hay pescado”, declaraba Guerrero, “en Almería, donde no se están haciendo, sí hay pescado”. Ha manifestado a su vez que especies como los delfines murales, que siempre están en aguas profundas, ahora mismo están en la costa y que no es una situación natural.

 

Por su parte, Quintana ha recordado que Izquierda Unida, además del impacto negativo para sectores de la economía andaluza que pueden tener estos proyectos, defiende otro modelo energético, mucho más sostenible y que puede generar puestos de trabajo, lo cual se revertiría en las economías locales.