Las prospecciones a siete kilómetros de la costa acabarán con la pesca y el turismo

Izquierda Unida ha vuelto a escenificar esta mañana su rechazo a las prospecciones en el litoral malagueño, recordando que causarán daños graves al medio ambiente, la pesca y la industria de sol y playa de la que se vive en la provincia.

 

Dirigentes y candidatos a las municipales y andaluzas de la formación de izquierdas han repartido en el paseo marítimo información acerca de este modelo energético que “llevará a la ruina” a las empresas que generan empleo y riqueza en la zona como es la hostelería, el turismo o la pesca, ha recordado el coordinador provincial de Izquierda Unida, José Antonio Castro.

 

El también cabeza de lista a las elecciones andaluzas recuerda que fue el gobierno de José María Aznar el que impulsó las prospecciones, pero que le siguieron en su apoyo los de Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Castro ha mostrado la preocupación de la coalición y de aquellos colectivos que luchan contra este sistema de obtención de energía, así como de los que viven del mar o del turismo.

Las cofradías de pescadores de todo el litoral malagueño alertaron de la disminución de pescado cuando se llevó a cabo la primera fase de las prospecciones y han trasladado a distintas instancias lo que podrá ocurrir cuando comience la extracción.

 

El líder de IU en la provincia recuerda que en Canarias se instalaron a 50 kilómetros de la orilla, pero en el caso de Málaga, será únicamente siete u ocho kilómetros, lo que provocará, además, un impacto visual poco acorde a un litoral que vive del turismo. “Millones de particular en suspensión que provoca la activad acabarían en las playas a ojos vista de los turista y arruinaría el turismo de sol de y playa de nuestra provincia”.

 

Castro se preguntó cómo el Gobierno ha podido seguir con este plan cuando todos los municipios malagueños con costa han reclamado lo contrario y recordó que el popular alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, votó contra las prospecciones en su ayuntamiento y cuando tocó el turno del Senado “no tuvo empacho en votar a favor”.

 

En el encuentro de esta mañana, donde también se ha desplegado una pancarta alusiva al asunto, se encontraban el portavoz del grupo municipal en la capital, Eduardo Zorrilla, el representante en la candidatura andaluzas de Corriente Verde, Javier de Luis, así como el que fuera consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, que ya comprometió en su día el apoyo del Gobierno andaluz a las plataformas y colectivos contra las prospecciones.

 

“Hemos estado desde el principio luchando y no vamos a parar. No pueden seguir con el cuento de los puestos de trabajo, porque es mentira. Estas empresas son muy especializadas y traen su propia plantilla”.

 

Connivencia entre instituciones y el gran capital

En esa misma línea, la responsable Federal de Medio Ambiente y miembro de la candidatura de IU a las elecciones andaluzas, Eva García Sempere, recordó el compromiso de la coalición en todas las comunidades donde se practica este tipo de extracción u otras de similares efectos “que llevará a la ruina a los pescadores, a la empresa turística y acabará con la calidad medioambiental”.

 

García Sempere denunció que se había acordado una prórroga en las prospecciones para no iniciarlas hasta que acaben las elecciones, sabedor el Gobierno de que perdería importantes apoyos de todos los que se verán directa o indirectamente afectados.

La responsable federal de Medio Ambiente calificó de connivencia este acuerdo entre instituciones y gran capital y demandó de Europa una acción contundente basada en el principio de la precaución: lo que no se sabe qué va a causar, es mejor no hacerlo. “No nos vale la gran mentira de que se reparte mejor la energía, porque la pobreza energética se acaba con voluntad política. Van a dar otro pelotazo sin importarles las familias y el medio ambiente”.