Hay que pasar a la ofensiva en materia de Salud Pública

Izquierda Unida apuesta por una ley de garantía del sistema público de sanidad en Andalucía, la cual garantice financiación suficiente y que suponga una segunda fase en las políticas que la coalición se marcó desde el inicio de la presente legislatura. Así lo ha explicado esta mañana el coordinador provincial de IU, José Antonio Castro, ante las puertas del Hospital Regional de Málaga, que en los últimos meses viene siendo objeto de denuncias por parte del personal sanitario, como el manifiesto impulsado por los jefes de servicio ante el deterioro de la calidad asistencial o las quejas de Enfermería por los cambios de criterio en la bolsa de empleo.

 “En esta legislatura hemos batallado por mantener el carácter público de la Sanidad malagueña frente a los ataques y recortes que estaban sufriendo”, ha señalado Castro, que recuerda como el decreto 16/2012 del Gobierno central dejó a cerca de 870.000 personas sin atención sanitaria, obligando a los procesos de privatización, despidos y copago farmacéutico. “Han sido dos los memorandos de entendimientos del PP con la UE: uno que obligaba a retirar 17.000 millones de euros a las políticas sanitarias y educativas y otro que afectaba a las mismas políticas por el mismo valor. Esto ha erosionado objetivamente la sanidad andaluza a pesar de nuestros esfuerzos”.

 Todo esto da como resultado que en Málaga haya saturación en las urgencias, un 40% de profesionales en periodo de formación, médicos de familia que superan las 1.500 cartillas sanitarias o un déficit de equipamiento. En la provincia existen 7 centros sanitarios, 78 quirófanos y 180 centros de salud, lo que supone un centro hospitalario por cada 280.000 malagueños.

 Castro se ha comprometido a trabajar para acabar con lo que ha denominado tres puntos negros de la provincia “que van muy ralentizados: el centro hospitalario de Ronda, que está en la fase final de su construcción; el comarcal de la Costa del Sol, cuyo modelo de colaboración público-privado no compartimos, y la eterna promesa de la apertura del hospital comarcal del Guadalhorce”.

 

El también cabeza de lista a las elecciones andaluzas ha hablado de la Atención Primaria y de la mejora que hace falta, señalando algunos como  Centro de Salud de Vélez Málaga o el Consultorio de Torre de Benagalbón. “Antes de empezar la crisis había un déficit en la provincia de 300 profesionales, por lo tanto tenemos que hacer un plan que acometa importantes inversiones, garantizar la Sanidad al cien por ciento”. Cuando IU acordó el cogobierno andaluz establecieron que los 8.000 eventuales estructurales debían trabajar al 100%. “Hoy no tienen garantía a pesar de las promesas”.

Por todo, ello, el responsable de IU considera fundamental pasar de una primera fase de resistencia en la defensa de la sanidad pública, a una segunda fase de ofensiva, haciendo realidad aquellas políticas que necesitaba la Sanidad como es ley de garantía del sistema público .

 

Eliminar gastos superfluos

Junto a José Antonio Castro, ha estado esta mañana Manuel Baena, ex parlamentario andaluz en temas sanitarios, quien ha calificado de tremendo  el  impacto que han tenido las medidas aplicadas por el Gobierno,”sobre todo porque el PSOE solo piensa en medidas electoralistas y cortoplacistas y no acomete políticas de fondo, que permitan mantener una sanidad pública de calidad”

 Izquierda Unida entiende, y así lo planteó durante el cogobierno, que era necesaria la contratación de los profesionales al cien por cien del tiempo, recomendando un planteamiento global que elimine los gastos superfluos, como la agencia de acreditación de calidad, que en momentos como los actuales no tiene nada que clasificar, ya que con falta de sanitarios, la calidad baja”.

 El ex parlamentario andaluz ha criticado los gastos por productividad, que premia a quienes determinan cómo se debe llegar a ella y no a quienes ejecutan las medidas y que ha explicado gráficamente como que “10.000 euros reciben los jefes y unos 300 los indios”. También ha dicho que el grave problema de la Sanidad será dentro de unos años atender a los enfermos que genera la crisis y que padecen serios problemas por la falta de alimentos, energía o vivienda, por lo que no es comprensible que no se haya creado aún un área sociosanitaria que actúe en la raíz.

 Baena, ha alertado de que la actual Sanidad puede convertirse el denominado seguro obligatorio de sanidad que existía en el franquismo, “que obligaba a las personas a buscarse la vida en las consultas privadas e ir a la pública a por la receta, aunque ahora no tendrán ni recetas”.

 Izquierda Unida entiende que sin profesionales y ni medios no puede haber una sanidad de calidad, y en esa línea trabaja la coalición.