Necesitamos apoyo de trabajadores y empresarios del pequeño comercio para seguir aplicando nuestras leyes en defensa del sector

Cruz Humilladero fue el último centro comercial abierto de Andalucía que aprobó Rafael Rodríguez como consejero de Turismo y ese es el lugar elegido por el hoy número tres de la lista de Izquierda Unida a las elecciones andaluzas para hablar del pequeño comercio.

Junto a él han estado los también candidatos Lola Quintana y Francisco Artacho, así como el presidente de la Federación del Comercio de Málaga, Fecoma, Enrique Gil, y los responsables de Comercio andaluz y provincial del Sindicato Comisiones Obreras, entre otros.

 

Rodríguez les ha indicado que el apoyo a los centros comerciales abiertos es uno de los tres pilares sobre los que se asienta el programa para el sector, porque es una de las herramientas que tienen para competir con las grandes superficies.

IU tuvo entonces claro y lo tiene ahora que es necesario tomar partido por los pequeños comercios, las pequeñas empresas y los autónomos por dos razones fundamentales: da vida a las ciudades y sus barrios y son el verdadero motor de la economía andaluza y malagueña.

“El pequeño comercio da vida, mantiene a las gentes en la ciudad, posibilita nuestro modo de entender la convivencia. Cruz de Humilladero no sería lo que es sin ese comercio”, recordó Rodríguez.

Además, de los 170.000 establecimientos de Andalucía, el 99 por ciento tiene menos de nueve trabajadores, y el 60 por ciento son industrias familiares. “Cuando hablamos de estructura productiva hablamos de la pequeña empresa, que es la base de nuestra economía. Cualquier modelo que quiera apostar por desarrollo sostenible tiene que apostar por la pequeña empresa y el comercio. No decimos que no vengan inversores extranjeros, siempre que cumplan nuestras normas, que cumplan con la Hacienda española y respeten nuestra leyes, pero no se puede dejar en manos de grandes multinacionales nuestro futuro”.

 

Izquierda Unida tomó partido cuando gobernó en Andalucía y dejó un sector en mejores condiciones, con una mejora en sus ventas, rentabilidad y empleo. Con 100.500 afiliados a la Seguridad Social, un tres por ciento más que cuando IU llegó a la Consejería.

 

El programa de Izquierda Unida presenta la implantación de la Banca Pública como fórmula de financiación para los pequeños empresarios, ya que ahora “los bancos le tienen cerrado el grifo y si se lo abren, es con unas condiciones inaceptables, con unos tipos de interés cercanos a la usura”. Según Rodríguez, la Banca Pública garantiza la financiación que necesitan para mejorar su tesorería, sus negocios, para tener acceso al comercio electrónico, etc.

El candidato de IU ha trasladado a los agentes sociales que La Banca Pública era uno de los acuerdos del pacto de gobierno con los sociales, pero que cuando fueron a aprobarla, sus socios rompieron el pacto. “Susana Díaz tiene claro a quién apoyar y no son otros que la banca privada”.

 

Algo parecido ocurrió con el Impuestos a las Grandes Superficies que llevó IU en su programa anterior, elaboró para desarrollar durante el Gobierno y que se compromete a poner en marcha en la próxima legislatura. “Para las grandes superficies, el impuesto es una picadura de mosquito”, pero para los pequeños empresarios es la solución a su situación. La propuesta que desarrolló IU era similar a la puesta en marcha en otras comunidades, salvo porque este dinero tenía un destino finalista, que eran los pequeños comercios.

 

Durante el encuentro con los empresarios y sindicatos  se ha hablado de la delimitación de la zona de gran afluencia turística que estableció la Consejería en manos de IU y el recurso del Ayuntamiento de Málaga. Gonzalo Fuentes mostró su preocupación por lo que hará la Junta de Andalucía y  Rafael Rodríguez le vaticinó que Susana Díaz no se opondrá a cambiarlo, lo que significa de facto favorecer a las grandes superficies que son las que se quedaron fuera de esos límites.

 

El candidato de Izquierda Unida pidió a empresarios y sindicatos apoyo para llegar el 23 de marzo con gran fuerza y poder seguir trabajando en defensa del pequeño comercio y empresas familiares de la provincia.