Antonio Artacho, elegido alcalde de Casabermeja

Antonio Artacho ha sido elegido esta mañana alcalde de Casabermeja con los seis votos a favor de su formación, Izquierda Unida, mientras que los tres ediles socialistas se han abstenido y los dos del PP han votado a su propio candidato.

 

Artacho, hasta ahora concejal del equipo de gobierno de su localidad, sustituye en el cargo a Antonio Domínguez, que lo ha ocupado en las dos últimas legislaturas y que esta mañana le ha entregado la vara de mando.

 

El pleno se ha celebrado esta mañana tras ser suspendido el sábado por la muerte repentina de un hermano del ya primer edil, Sebastián Artacho, que también fue concejal de esta Corporación y para el que el alcalde ha tenido sus primeras palabras, lo que ha sido muy aplaudido por el público que abarrotaba el salón de plenos.

 

En su discurso, Antonio Artacho ha hablado de consenso y participación. En primer lugar por el programa que desarrollará a lo largo de los próximos cuatro años y que ha contado con la aportación de los vecinos, pero también se lo ha ofrecido a la oposición. El flamante alcalde ha conseguido una mayoría absoluta que antes no tenía Izquierda Unida en ese Ayuntamiento, pero “quiero gobernar como si no la tuviéramos”, buscando acuerdos en aquellas cuestiones “que afectan a nuestro modelo de convivencia”.

 

Artacho ha anunciado que la prioridad de su equipo es el empleo, porque para los ayuntamientos la crisis “tiene nombres y apellidos” dada la cercanía con sus vecinos. Igualmente, apuesta por la Educación, la Cultura, el Deporte, así como por mejorar la calidad de vida en las zonas rurales.

El programa de gobierno que desarrollará el primer edil de Izquierda Unida pasa también por una Casabermeja más solidaria e igualitaria, con prestación de servicios sociales acordes a las necesidades actuales; una apuesta por seguir transformando el municipio y con dos ejes de gestión transversales como son la transparencia y la participación.

 

El alcalde, que terminó con unas palabras de Miguel de Cervantes en boca de Don Quijote, quiso antes dirigirse a todos los vecinos convocándolos “a la esperanza; en ella cabemos todos. Os ofrezco mi mano abierta, pero firme; firme para empuñar la rebeldía y la reivindicación de vuestros derechos”.