Rajoy hace leyes contra las personas y el PP de Málaga las ejecuta

Diputados provinciales de Izquierda Unida, Guzmán Ahumada y Teresa Sánchez, han visitado el centro Guadalmedina,  que atiende a 37 usuarios con discapacidades severas y que residen permanentemente allí y lo han hecho a petición de los trabajadores que han vuelto a reclamar soluciones a un servicio que va deteriorándose año tras años por la falta de apoyo de los dirigentes de Diputación, institución a la que pertenece.

Según ha relatado María Espinosa, delegada sindical de CC.OO. en Diputación, el principal problema es la falta de plantilla y la mala gestión que hacen los dirigentes políticos, que está llevando a una situación de deterioro de la calidad asistencial. Así, el centro lleva una semana sin enfermero, por lo que acude el del Virgen de la Esperanza que deja la medicación preparada y no se siguen los programas de salud. Además,  al tratarse de personas con unas necesidades muy especiales, requieren en cada momento a un sanitario para atender convulsiones, heridas, problemas derivados de la edad, etc. Tampoco hay portero, por lo que se suspendió la última visita de familiares y el programa de voluntariado; hay dos auxiliares que deben velar por la custodia y seguridad de los residentes durante el turno de noche, cuando deberían haber tres; Al tratarse de pacientes con graves carencias, necesitan programas de conducta y seguimientos de los mismos, pero desde agosto no hay psicólogo; el trabajo está diseñado para cinco operarias y en el mejor de los casos hay tres; no hay mantenimiento….Una larga lista, ha señalado Espinosa, que afecta a los trabajadores, pero que sufren los residentes. La representante sindical ha hecho un llamamiento a los partidos políticos, pero también a la ciudadanía en general para que apoyen las demandas. “Nos negamos a ser cómplices de lo que está pasando, porque mientras hay dinero para La Térmica, el Caminito del Rey, Sabor a Málaga , etc, las personas que viven en el centro están bajo mínimos”.

En esta línea, la diputada Teresa Sánchez explicó a los medios que Izquierda Unida presentó en octubre una nueva moción de apoyo a los centros asistenciales y fue aprobada por unanimidad, pero ha ocurrido todo lo contrario. “Estamos hablando de personas que requieren unos cuidados muy especiales, que deben ser atendidas 24 horas al día y se supone que se tiene que dar una asistencia individuales de todo tipo porque carecen de autonomía personal. Sin embargo, en estos últimos años se ha producido un desgaste muy importante, sobre todo por el recorte de personal que supone una merma muy importante en el servicio”. Según la diputada, tendría que haber doce trabajadores, pero suelen ser siete. Si tienen que trasladar a un paciente a urgencias, se quedan cinco cuidadoras con cerca de 40 pacientes”.

Esta situación de desamparo  volverá a ser denunciada por Izquierda Unida ante la Diputación mediante iniciativas.

 

A los diputados de Izquierda Unida los ha acompañado en su visita el cabeza de lista de Unidad Popular en Málaga, Francisco Guzmán, quien ha aludido a la reforma de la Constituciòn que hicieron PSOE y PP que ha priorizado el pago de deuda a los derechos sociales, a atender a las personas en sus necesidades. Igualmente, Guzmán ha recordado que la reforma de la Ley de Administración Local deja “en vía muerta” a los servicios públicos y recorta derechos que no tendrían que estar en duda porque son fundamentales, como es el caso de los que reciben los usuarios del centro de Diputación. Guzmán, acusó el PP de Mariano Rajoy de dictar y cambiar leyes que afectan duramente a la mayoría de las personas y al ese mismo partido en la provincia de ejecutarlas.