El PP provoca el deterioro del Jardín Botánico de La Concepción con externalizaciones y recortes

 El portavoz del grupo municipal Málaga para la gente, Eduardo Zorrilla, ha acusado al equipo de gobierno de la capital del deterioro del patrimonio de la finca La Concepción, por la política de externalizaciones y descapitalización que ha venido desarrollando. “En los últimos años el Área de Medio Ambiente y Sostenibilidad ha externalizado una parte del Patronato Botánico Municipal que ahora se le otorga a las empresas privadas, y se ha descapitalizado este organismo con constantes recortes presupuestarios y ausencia de inversiones. Así, el presupuesto del Patronato Botánico Municipal se ha reducido un 44% en siete años, pasando de 2.631.148'64 euros en 2009 a los 11.480.844 euros presupuestados en la actualidad para 2015”.

 

En estos últimos años, el PP no ha valorado el trabajo del conjunto de profesionales, jardineros y biólogos, que conformaban y conforman la base del sostenimiento del Jardín Botánico de La Concepción, y que están siendo recortados y desplazados por el equipo de gobierno. Además, añade Zorrilla, se dejó pasar la oportunidad de poner en valor el capital humano del Patronato Botánico, nombrando para la Gerencia a una persona de la casa con perfil técnico en la materia y de reconocido prestigio.  “No existe un jardín botánico fuera de Málaga mejor que el de La Concepción, y que además sea público y tenga unos profesionales más cualificados, pero sin embargo se recorta y se prescinde de los trabajadores, reduciendo los gastos de personal dejando sin cubrir vacantes y con la subcontratación de trabajadores a través de empresas privadas de mantenimiento, etc.” Todo ello ha llevado a que el presupuesto que el Patronato destina a los profesionales encargados del sostenimiento del Jardín de La Concepción ha bajado más de un 20% en los siete últimos años. Lo que representa la mitad del total de los recortes.

 

Hemos conocido que la intención del equipo de gobierno es privatizar el Jardín Botánico de La Concepción, de forma que las instalaciones serán totalmente privatizadas y los servicios públicos que se prestan dejarían de depender como hasta ahora del Ayuntamiento de Málaga.

Las tarifas que se han ido incrementando en los últimos años, siendo unas de las más altas del consistorio, podrían multiplicarse y aumentar todavía más al dejar de ser aprobadas por el consistorio, como ya ha ocurrido con las tarifas para la celebración de eventos.Este modelo consistente en descapitalizar y desmantelar el Patronato Botánico Municipal forma parte de una hoja de ruta hacia la privatización del equipo de gobierno, pero que como ahora veremos ha tenido unas nefastas consecuencias en el escaso mantenimiento y dejadez que ha supuesto una pérdida de patrimonio histórico vegetal en el Jardín Botánico de La Concepción.

 

Es su momento dijimos, literalmente, en la moción sobre este asunto que presentamos en junio de 2014, que los Jardines de la Concepción tenían que seguir siendo públicos, porque de otra forma no se podrían mantener los actuales precios, las necesarias inversiones y un mantenimiento que asegure la conservación y la calidad de las instalaciones. El tiempo, desgraciadamente, nos está dando la razón.

 

El Ayuntamiento de Málaga ha reconocido que se han perdido 50 ejemplares, entre árboles y plantas, en La Concepción en los últimos tres años, de los que una veintena eras árboles centenarios de un enorme valor patrimonial, todos ellos por falta de un mantenimiento adecuado, tal como denunció la bióloga jefa de este recinto que ha alertando de la dejadez en el jardín, en un progresivo deterioro pese a que se ha aumentado un 25% el número de visitantes y los ingresos por este concepto.

 

La dombeya, un increíble árbol centenario de gran porte, que mira al Cenador de los Loring, en el jardín botánico-histórico de La Concepción, se vencía y caía al suelo de forma estruendosa el pasado día 5 de enero. Esta ha sido la  gota que colmado el vaso.  La pérdida de este ejemplar histórico, de 10 metros de porte, se sumaba a otras recientes, y esto motivó a la jefa de la Sección de Investigación y Divulgación Botánica, es decir, la bióloga jefa de la finca, que decidió inventariar el número de pérdidas en el jardín histórico en los tres últimos años.

 

Una veintena de árboles singulares por ser centenarios y por su porte se han muerto en la finca desde 2013 y la bióloga jefa de la finca, que lleva más de dos décadas trabajando en este espacio y que lo conoce como la palma de su mano, lo explica con claridad: La pérdida de biodiversidad se debe a la falta de mantenimiento y a la merma continua de jardineros, que han pasado de 16 en el año 92, más una ayuda de 20 personas de la escuela taller para un espacio de 30.000 metros cuadrados, a los siete actuales para cubrir el perímetro actual de 230.000 metros cuadrados.

 

La dombeya sigue tirada justo enfrente del Cenador unas semanas después de que se cayese. Y muy cerca se encontraba también el imponente ficus microcarpa, el más importante de su porte en toda la Península Ibérica (tres metros de diámetro del tronco), que se desplomó en 2013, con la suerte también de que nadie pasase por debajo. En la caída arrastró una palmera de Australia, de 150 años.

 

El jardín histórico está muriéndose lentamente por falta de cuidados, en la actualidad se cuentan una veintena menos de especies de las 200 históricas que plantó la familia Loring. Zorrilla enumera que, reflejo también de esa dejadez, son las chumberas muertas salpican toda la parte nueva de la finca, dando una imagen lamentable. Delante, el tocón de un árbol muerto. Abajo, a la izquierda, la rotura del muro perimetral permite el paso a jabalíes, que están destrozando múltiples plantas. También bancos y papeleras rotas, así como cartelería en mal estado, salpicados por el recinto.

 

La dirección de la finca, que recae en el director de Medio Ambiente, ya era consciente de estas bajas, incluso se encargó en el mes de octubre un estudio de diagnóstico de la arboleda, que costó 3.400 euros, pero no se ha hecho prácticamente nada y  desde entonces solo han actuado en dos árboles con peligro, y en uno de ellos que tenía que haberse puesto remedio es en la dombeya, rebajándole la copa que estaba descompensada y poniéndole un soporte o muleta para que evitara su desplome.

El listado de especies perdidas incluye un aligustre de 10 metros caído en el bosque de bambú negro el año pasado, ejercicio en el que también causó baja un pino piñonero de más de 20 metros y más de un siglo en la parte histórica así como varios ejemplares de esta especie en la ruta de los miradores durante 2012 y 2013; dos livistonas, chinesis y decora, esta última único ejemplar de ese porte que había en Málaga; junto a una Phoenix y una robinia, que desaparecieron en 2013 también en el jardín histórico; o un almencino de unos 150 años, que murió en 2014. La lista sigue hasta la veintena, entre ellas otro aligustre de unos veinte metros, que cayó en el puente de los Loring, y que destrozó a su paso un grupo de palmeras. El gran ficus de los Loring murió en 2013, con tres metros de diámetro de tronco y más de 20 metros de altura

El portavoz de Málaga para la gente continúa con el listado con la pérdida del 90% de una colección de mamilarias (cactus), que fue donada por un extranjero así como un 30% de las especies del Mapa Mundi de palmeras así como tres importantes ejemplares de Vuelta el Mundo en 80 árboles; más del 80% de las plantas de nuestra tierra, que alberga una colección propia del clima mediterráneo; y el 20% de especies de la rocalla de la biodiversidad.

Asimismo, la rotura del muro perimetral durante unas inundaciones hace ocho años, que no se ha reparado, ha provocado que una colonia de jabalíes se desplace a sus anchas y haya acabado con los helechos que rodeaban al Museo Loringiano o un importantísimo ejemplar extinto de helecho del parque de los Alcornocales, que se plantó para recuperarlo (’Chrystella dentata’).

“Quien realiza esta denuncia de falta de mantenimiento y de inversión en los últimos tres años desde que tomase el timón el director de Medio Ambiente, es la bióloga jefe del recinto, que el pasado mes de octubre se doctoró en la UMA gracias a una tesis sobre el enclave: «Plantas y jardines de la Málaga del siglo XIX. El caso singular de La Concepción», que obtuvo un sobresaliente cum laude. Para quien no conozca su profesionalidad, este credencial de primer orden se suma a un expediente inmaculado durante las dos décadas en las que ha trabajado en el jardín. Ha sido su desazón por la falta de interés del Director de Medio Ambiente al que hizo llegar en muchas ocasiones su preocupación, lo que le ha llevado a denunciarlo en vista de que sus quejas no han dado resultados”.