La Junta prepara una apertura en falso del chare del Guadalhorce

El parlamentario andaluz de Izquierda Unida por Málaga, José Antonio Castro, ha alertado esta mañana de la apertura en falso que puede sufrir el chare del Guadalhorce a tenor de las informaciones recabadas sobre equipamiento técnico, personal y servicios.

Castro ha calificado de “especie de paripé” lo preparado por la Junta de Andalucía para cuando acaben las obras de accesos y electricidad que viene realizando la Diputación provincial.

El diputado andaluz asegura que hay asuntos esenciales para la puesta en funcionamiento del centro que no están listos, como la conexión informática  de fibra óptica, fundamental para acceder al historial de los pacientes a tratar. “Pero, además, nos preocupa que haya indicios de que no habrá recursos nuevos, ni nuevas prestaciones sanitarias” en el chare, lo que significa, afirma Castro, que no se han hecho estudios de patologías prevalentes en la comarca para saber qué necesidades cubrir, ni se ha realizado un análisis previo para detectar las pruebas, citas, operaciones ambulatorias, etc pendientes en el Clínico para los pacientes del Guadalhorce.

 

De igual forma, añade el diputado de IU, se está haciendo “una rondita” entre el personal del Hospital Clínico Universitario, que es el que atiende actualmente a esta población (125.000 usuarios), para saber quién quiere trasladarse al nuevo centro, de manera que se crea un servicio totalmente ajeno a las necesidades reales de la población. A ello hay que añadir el hecho de que la construcción de este nuevo centro sanitario tiene entre sus objetivos descongestionar al Clínico, por lo que no tiene sentido que disminuya en el mismo personal que hace falta para su buen funcionamiento (sin contar con los recortes ya conocidos). Castro ha calificado estos hechos como “desvergüenza política y un nuevo engaño” del Consejo de Gobierno hacia Málaga, a la vez que se ha preguntado “qué le habremos hecho” a la presidenta de la Junta, porque parece que “no nos mira bien”.

 

El también coordinador provincial de Izquierda Unida alerta de que las necesidades sanitarias se están deteriorando y considera “que no es normal la cantidad de parches, improvisaciones y promesas incumplidas en nuestra atención sanitaria”. Castro ha añadido que mientras se produce este “nuevo sainete”, el Clínico se deteriora  y el centro del Guadalhorce también, además de suponer un gasto mensual de 6.000 euros al mes sin estar abierto.  “Esto es ya el culmen de la improvisación del consejero Aquilino Alonso, por lo que queremos alertar a la sociedad malagueña para que exija a la Junta de Andalucía que se ponga las pilas, lo abra cuanto antes y con una programación adecuada”.

 

El grupo parlamentario de Izquierda Unida ha registrado una serie de iniciativas (que se adjuntan) reclamando aclaración e información sobre todo ello.