Este 8 de marzo no hay nada que celebrar y mucho que pelear

Hoy, 8 de marzo, hay poco que celebrar ya que las mujeres siguen padeciendo los mismos problemas que generaciones anteriores, ha denunciado esta mañana Amanda Meyer,responsable de Áreas, Programas y Convergencia de IU Andalucía,

Meyer ha señalado que la brecha salarial se sitúa en el 25%, que el paro afecta al 50% de las trabajadoras andaluzas y que “las que tienen trabajo, lo tienen precario y que tanto una como otras tienen que asumir las cargas familiares”. “En pleno siglo XXI, Andalucía tiene en la exclusión a la mayoría de las mujeres”, recalcó Meyer.

“Esto es lo de siempre”, lamentó Amanda Meyer, “lo que vivieron nuestras madres, nuestras abuelas, lo que vivimos nosotras y lo que vivirán las siguientes generaciones si no luchamos”. En este sentido la dirigente de IU planteó que “las condiciones creadas por la crisis de 2008 que empeoran la vida de las mujeres, han venido para quedarse y será así si las mujeres no están en la agenda política como protagonistas”.

Meyer ha sido crítica con el papel de los principales líderes parlamentarios en los debates de investidura, ya que “la situación de las mujeres ha estado ausente” y reivindicó el papel “de las mujeres que luchan” haciendo referencia a las trabajadoras del 061 y del Centro Guadalmedina de Málaga, “a las mujeres que paran desahucios y luchan por mejorar las condiciones de vida”, ya que gracias a ellas, “las mujeres están en la agenda política”.

Por último, ha planteado que el Gobierno andaluz no asume las políticas necesarias para mejorar las condiciones de vida de las mujeres. “¿A qué espera?”, se preguntó la líder andaluza

 

Políticas de la mujer que no aplican en sus instituciones

Meyer y dirigentes políticas e institucionales de Izquierda Unida en Málaga han participado esta mañana en un acto reivindicativo que ha tenido como protagonistas a las trabajadoras de los centros de atención especializada de Diputación, cuya representante sindical ha remitido una carta (se adjunta) al presidente del ente para reclamar que no sólo hable de derechos de la mujer, sino que los aplique allí donde tiene oportunidad de hacerlo.

Las mujeres le recriminan al presidente de Diputación, Elías Bendodo, que haya superávit a costa de recortar en el capítulo de personal, de no contratar a trabajadoras para dar una atención digna a las usuarias, las cuales, no tienen psicólogas, terapeutas, trabajadores sociales, etc.

 

En esa misma línea, la portavoz adjunta de Diputación, Teresa Sánchez, ha agradecido a estas mujeres su labor, aún con malas condiciones laborales y ha recordado que con su lucha no sólo reclaman derechos, sino también una vida digna para las pacientes que residen en estos centros, una gran parte dependientes profundas. . Sánchez dijo que los reconocimientos y premios a las mujeres de la provincia son loables e Izquierda Unida apoya que Diputación lo haga, pero le recuerda al presidente y a su vicepresidenta que tienen una gran oportunidad de llevar a la práctica las políticas de igualdad que aprueban y defienden en los medios de comunicación.

 

 

Por su parte, la viceportavoz del grupo municipal Málaga para la Gente (al que pertenece IU) ha señalado que el gobierno local de la capital también practica una política alejada de lo que dice y prueba de ello es que, en los últimos ocho años, ha recortado del presupuesto un 36,2 por ciento en políticas destinadas a la mujer. Ramos insiste en que no se puede seguir recortando aún más estas partidas, sino que debería de aumentarse el presupuesto para luchar por la igualdad de género y contra la violencia de género, “porque es uno de los principales problemas que tenemos en la actualidad, hay que dotar estas políticas de género de un presupuesto suficiente para enfrentar estos graves problema sociales".

 

 


image/jpeg icon
web.jpg 406.89 KB