Proponemos extender la tarjeta oro de la EMT a parados y trabajadores con escasos ingresos

Málaga para la Gente ha presentado una moción para facilitar el acceso al transporte público mediante una tarjeta de la EMT a desempleados, personas con trabajos precarios o escasos recursos.

 

El portavoz de la coalición de Izquierdas, Eduardo Zorrilla, defiende esta moción en la Comisión de Ordenación del Territorio, Vivienda, Movilidad, Accesibilidad y Seguridad, que se celebra mañana, y en la misma propone al equipo de gobierno de una nueva tarjeta de la EMT o la ampliación del alcance de la actual tarjeta oro gratuita, para personas sin empleo, con trabajos precarios o con escasos recursos, que podría ser mediante la extensión a todos aquellos que no superen los 750 euros brutos mensuales, y en el caso de los matrimonios o parejas los 1.500 euros brutos mensuales.

 

Igualmente, Málaga para la Gente pretende que dicha medida  se consensue con las asociaciones de consumidores y usuarios, sindicatos colectivos de desempleados y con otros agentes sociales.

 

Zorrilla es consciente de que esta situación no acaba con  la dramática situación de desempleo que empuja hacia la exclusión a miles de malagueños, pero ayuda de alguna forma a paliar las condiciones socioeconómicas de las personas sin empleo, con trabajos precarios o escasos recursos. “Entendemos que la actual tarjeta de ayuda al empleo no es la mejor solución a estos problemas, ya que está destinada tan solo a desempleados que acrediten más de 6 meses de búsqueda activa de empleo mediante el programa Boreal del IMFE, cuyos ingresos por la percepción del subsidio no exceda los 750 euros brutos mensuales y acrediten una antigüedad de 6 meses de paro ininterrumpido. Así, si se reúnen todos estos requisitos, se procede a la expedición de una tarjeta personalizada con 50 viajes válidos para un año, lo que nos deja con un saldo de 5 viajes por mes, una verdadera ridiculez en cuanto al alcance de esta medida”.

 

El edil de Málaga para la Gente  recuerda que la medida propuesta se está aplicando en otras ciudades como Burgos, Barcelona, Zaragoza, Sevilla, Pamplona, Toledo, Bruselas, Viena o Turín. Asimismo se trataría de la ampliación de una medida actualmente en vigencia, puesto que lo que se plantea es la extensión a otros colectivos de la tarjeta oro gratuita, actualmente aplicable a personas de 65 o más años de edad o pensionistas con la invalidez permanente absoluta y que tengan ingresos mensuales que no superen los 750 euros brutos mensuales, y en el caso de los matrimonios o parejas siempre que los ingresos sumados en conjunto de ambos cónyuges no superen los 1.500 euros brutos mensuales y que ambos hayan cumplido los 65 años o tengan la invalidez permanente absoluta. 

 

Se trata es de garantizar el transporte público a desempleados, personas con trabajos precarios o escasos recursos, mediante una extensión de la actual tarjeta oro gratuita a siempre que reúnan una serie de requisitos. “Esta iniciativa pretende mejorar la situación de especial vulnerabilidad por la que atraviesan las personas desempleadas y trabajadores con sueldos precarios y escasos recursos. Las razones que alega el colectivo para adoptar esta medida son dos: actualmente los desempleados no pueden pagar las tarifas vigentes, y la movilidad y el acceso a servicios públicos evitan la exclusión social a los que los desempleados están abocados, especialmente por el alto índice de parados de larga duración (1 de cada 3 parados tienen una antigüedad superior a 2 años) y los que no perciben ningún tipo de ingreso.  Es tan importante ayudar a un jubilado o pensionista, como a que un parado pueda coger el autobús para ir al hospital o a una entrevista de trabajo, como para que una persona que sólo gana 350 euros pueda ir todos los días a su trabajo”.