C's se encarga ahora de repartir a dedo las subvenciones que venía dando el PP en Diputación

Ciudadanos se ha convertido en el nuevo encargado de dar “a dedo” las subvenciones de la Oficina del Alcalde después de que el PP se lo haya ofrecido “en bandeja, para congraciarse con este grupo político tras los últimos problemas entre ambos partidos, como la ruptura del pacto en Mijas o los nombramientos del Patronato de Turismo”, ha dicho esta mañana el portavoz de Izquierda Unida en Diputación, Guzmán Ahumada.

IU, tal y como anunció la pasada semana, no ha acudido a la reunión de la Comisión Especial de Cuentas por no estar de acuerdo con el sistema usado para el reparto de subvenciones de la Oficina del Alcalde y Presidencia. La Comisión es la que decide sobre este tipo de subvenciones y con ello se pretendía acabar con reparto  discrecionales. Para ello, los grupos debían conocer  de antemano todas las peticiones que llegaran a Diputación. Esto no ha ocurrido así, sino que el equipo de gobierno “ha filtrado” las solicitudes y a la comisión llevó “las que le ha interesado”. IU también demandó unos criterios objetivos que pudieran sacar adelante las ayudas y contar con toda la información de solicitudes, pero el PP no ha sido capaz de conducir un proceso democrático y ha preferido que sea Ciudadanos quien “ponga las cruces en esta quiniela de concesión de subvenciones”.

El PP ha conseguido que Ciudadanos sea cómplice y partícipe de una situación “en la que se trata como mendigos a los alcaldes de la provincia”.

Izquierda Unida presentó la pasada semana una propuesta para diseñar un plan para dos años (2016-2017) para el reparto de los fondos de la Oficina del Alcalde, más los 2,4 de subida comprometida para concertación. Guzmán señala  que los recursos deben ser repartidos con criterios justos y no subjetivos. “Los representantes directos  de los ciudadanos no deben venir a pedir limosna, sino contar con planes que distribuyan racionalmente el dinero”.

Sobre esta propuesta, el equipo de gobierno no ha convocado una reunión de portavoces para “discutirla e intentar consensuar un tema tan importante como el reparto de los fondos de la Oficina del Alcalde. Mientras nosotros intentamos construir espacios de entendimiento, el PP no se digna ni si quiera a contestar; una cuestión que ante todo nos parece una falta de respeto”.

Izquierda Unida presentará una moción con dos puntos fundamentales, el primero establecer un plan de dos años que ponga fin a la discrecionalidad y, por otra lado, a raíz de lo anterior, una vez acabada la discrecionalidad, se elimine la figura política del jefe de gabinete de la Oficina del Alcalde, Antonio López Nieto, y la coordinación del departamento por personal técnico del mismo, destinando su salario (alto cargo: 60.499 € de sueldo más 14.000€ de seguridad social por 14 pagas) para contratación de personal de apoyo al programa propuesto.