El alcalde engaña a los trabajadores de Limasa mientras prepara su privatización

La viceportavoz del grupo municipal Málaga para la Gente, Remedios Ramos, ha asegurado que la relación del alcalde con los trabajadores y la empresa Limasa es “el culebrón de Paco”. Ramos ha participado esta mañana en una rueda de prensa conjunta con concejales del partido socialista y Málaga Ahora, durante la cual han anunciado que han solicitado la comparecencia del primer edil en la comisión de Limasa que tendrá lugar el próximo 15 de julio.

 

La representante de Málaga para la Gente ha dicho que el alcalde está “enredando” a pesar de que ya tiene casi terminado el pliego de condiciones que privatizará la empresa de limpieza, y, por eso, cada vez que se reúne con los trabajadores les “exprime” obteniendo de ellos renuncias salariales y de derechos adquiridos y poniéndole trabas administrativas inexistentes a su demanda de remunicipalización. Remedios Ramos acusa al alcalde, Francisco de la Torre, de “tomarnos el pelo” y de no reunirse con la oposición porque no le interesa.

 

Por otra parte, la concejala ha recordado que mientras el alcalde se dedica “a marear la perdiz” la ciudad está cada vez más sucia, lo que no es achacable a los trabajadores, sino “a la pésima gestión de Limasa”, y ha aludido a los vecinos que han creado un retén de limpieza en sus barrios. Ramos ha añadido con ironía que no le han secundado otras zonas de la ciudad, porque hoy ha llovido.

Málaga para la Gente presenta al pleno del próximo jueves una moción para que Limasa desarrolle un plan especial de limpieza general en los barrios y calles que lo requieran, en especial de cara al verano y teniendo en cuenta la previsión de aumento de turistas. También propone la coalición de izquierdas que se adopten todas las medidas necesarias correctoras del deficiente servicio de limpieza municipal, entre otras, la ampliación de los operarios y dotaciones, el incremento de las frecuencias, la realización de campañas divulgativas, así como un mayor control del cumplimiento de las obligaciones que se derivan del contrato del concesionario. “Nuestro grupo ha recorrido recientemente diversas calles, por ejemplo, de los distritos de Carretera de Cádiz, Puerto de la Torre, Ciudad Jardín o Bailen-Miraflores, tras conocer quejas vecinales y de colectivos sociales por la falta de limpieza y por el estado de abandono en el que se encuentran muchas calles y espacios de la ciudad, a pesar de las denuncias y protestas, que según los vecinos, se han dirigido al gobierno municipal”. La edil asegura que esta situación se viene alargando y agravando desde que Limasa empezó con los recortes en la quincena de cuartelillos que la empresa tiene repartidos por la ciudad en 2013, que provocó una merma de operarios en los mismos. “En la barriada de Puerta Blanca, un grupo de vecinos unió fuerzas para convertirse en personal de limpieza por un día. En el entorno de la calle Catapilco la calzada estaba llena de suciedad y para no esperar su turno en los servicios de limpieza de Limasa un grupo de residentes decidió comprar material de limpieza y una goma para adecentar la calle y mostrar una mejor imagen. Lo mismo ha ocurrido en el cruce de calle Gaucín y calle Frigiliana con la Avenida de Velázquez, en donde varios comerciantes han quitado la mugre incrusta en la aceras frente a sus comercios y a las puestas de los mismos. La suciedad es crónica en muchas calles y barrios de este Distrito, denuncian los vecinos que tomaron parte en la limpieza de la calle. Éste explicó que entre todos habían comprado una manguera de riego y cepillos para poder arrancar la suciedad de la calzada. Todos los vecinos hemos comprado una goma y cuando los jardineros nos han dado agua nos hemos puesto a limpiar. Han tomado la iniciativa”.

 

Remedios Ramos añade que es preciso seguir mejorando la limpieza para acabar con el estado de abandono y mala imagen de numerosas calles y espacios públicos, centros de la actividad urbana, ciudadana y social de la ciudad.  “En este sentido, planteamos un plan especial de limpieza general en los barrios y calles que lo requieran, que deberá salir de la propia Limasa, así como que se adopten en estas zonas las medidas correctoras necesarias del deficiente servicio de limpieza, entre otras, el incremento de las frecuencias y un mayor control en el cumplimiento de las obligaciones que se derivan del contrato concesionario”.