Nueva etapa para la histórica Imprenta Sur

 La imprenta Sur, propiedad de Diputación, reabrirá para seguir con sus trabajos de impresión y acción pedagógica, según acuerdo unánime de la comisión informativa de Servicios a la Ciudadanía. Este punto forma parte de la moción que ha defendido la diputada provincial de Izquierda Unida, Teresa Sánchez, y que también incluye el traslado de la imprenta a un lugar más aireado, oferta de cursos de formación, etc.

Los diputados de IU se reunieron hace unas fechas con representantes de la Asociación en Defensa de las Chimeneas y el Patrimonio Industrial, que plantearon la necesidad de reabrirla y darle actividad y carácter divulgativo y pedagógico.

Fruto de ello, se elaboró una moción, que fue aprobada al completo, aunque el punto segundo contó con los votos en contra del PP y la abstención de Ciudadanos. Se trata de que la imprenta edite los trabajos de los premios de poesía Emilio Prados o el Internacional de Poesía, Generación del 27 que otorga Diputación y que se relacionan directamente con su historia.

La Imprenta Sur, en la que los malagueños Emilio Prados y Manuel Altolaguirre editaron la mítica revista Litoral y los primeros libros de la mayoría de los jóvenes poetas de la que luego sería conocida como Generación del 27, es propiedad del Centro Cultural Generación del 27 desde 2000 y cinco años más tarde se instaló en el Centro Cultural Provincial. Con colaboraciones literarias, plásticas y musicales de, entre otros, Federico García Lorca, José Bergamín, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Rafael Alberti, Luis Cernuda, José Moreno Villa, Ramón Gómez de la Serna, Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Ernesto Giménez Caballero, Adriano del Valle, Rogelio Buendía, Pedro Garfias, Juan Larrea, Manuel Ángeles Ortiz, Salvador Dalí, Manuel Hugué, Pablo Picasso, Gregorio Prieto, Manuel de Falla o Gustavo Durán, la revista se convierte en uno de los medios fundamentales en la difusión de la nueva literatura. Junto a ella, la colección de libros impresos en Sur viene a reforzar ese carácter de bastión de una nueva generación de escritores.

El segundo momento de, en cuanto a edición de poesía, lo encontramos ya en la posguerra. Antes, entre 1936 y 1937, se produjeron dos hechos que reflejan muy bien hasta qué punto la historia de Sur va ligada a la historia de la España de aquellos días. En el 36, en plena Guerra Civil, una de las máquinas Monopol Minerva (al parecer en la que se imprimieron buena parte de las ediciones históricas), junto con algún material más (cajas de letras, comodines), tuvo como “destino” el frente granadino de Vélez de Benaudalla, a fin de tirar la propaganda republicana.

Por otra parte, cuando el 8 de febrero de 1937, el ejército sublevado entra en Málaga, la imprenta pasa a depender de las fuerzas de ocupación, así, José María Amado, que más adelante (1938) estuvo al frente de la Jefatura Provincial de Prensa y Propaganda de la Falange, pasó a hacerse cargo de la antigua Sur, a la que ahora se dio el nombre de Dardo, el mismo que tuvo la revista de orientación falangista que, entre 1937 y 1939, sacó diecisiete números dirigidos por el propio Amado.

Tan impresionante trayectoria en la edición de poesía ha merecido dos homenajes: el primero, al maestro impresor José Andrade Martín, organizado tras su muerte (abril de 1985) por el Ayuntamiento de Málaga (Feria del Libro, mayo de 1985); el segundo, a la imprenta misma,  organizado por la Sociedad Económica de Amigos del País, consistió en una exposición, comisariada por Rafael Inglada entre diciembre de 1994 y enero de 1995, en la que, junto a numerosas ediciones, se exhibió la antigua Monopol que, al no utilizarse ya en la imprenta, había sido adquirida –como vestigio de nuestro pasado cultural- por la Diputación Provincial en 1986.

La revista Litoral cumple 90 años desde su creación en noviembre de 1926, una fecha señalada que ha merecido la atención de la prensa escrita con artículos como “La orilla de la poesía” de Guillermo Busutil en el Periódico El País o con la creación de un proyecto de edición gráfica y exposición, Litoral en Papel, que se ha llevado a cabo por jóvenes creadores desde la Facultad de Bellas Artes de Málaga. Con el deseo de acompañar esta obra gráfica se ha convocado un concurso literario auspiciado por la Universidad de Málaga y el Centro de la Generación del 27, siendo este mes de septiembre el elegido para emitir el fallo del jurado.

Desde su creación, la Imprenta ha estado ubicada en varios emplazamientos, ha tenido distintos nombres y ha editado diversas publicaciones, siendo la familia Andrade, a través de cuatro generaciones, la que ha realizado el trabajo de impresión de forma ininterrumpida, manteniendo en buen estado la maquinaria y plasmando en papel los versos de tantos poetas que dan la importancia cultural que tiene la imprenta y su revista siendo merecedoras de la Medalla al Mérito de Bellas Artes en el año 2005.

En mayo de 2013, la Diputación Provincial decide reabrir la antigua Imprenta Sur, que en palabras del propio presidente, Elias Bendodo, supone un orgullo recuperar esta joya de la cultura con el objetivo de que sigua funcionando e imprimiendo. Desde la reapertura su actividad principal han sido visitas para dar a conocer su historia y su funcionamiento. “Sin embargo, y gracias al trabajo de la Asociación en Defensa de las Chimeneas y el Patrimonio Industrial de Málaga, tuvimos conocimiento de que el objetivo manifestado por el presidente no se está cumpliendo ya que la imprenta se encuentra cerrada y sin actividad, siendo necesario concertar previamente su visita”, señaló Sánchez. Con la aprobación de esta moción, la imprenta empieza una nueva etapa.