El alcalde tiene una visión trasnochada y anacrónica de la movilidad en Málaga

Está a punto de finalizar la Semana de Movilidad en Málaga y no hay motivo para su celebración, afirmaba esta mañana el portavoz del grupo municipal Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla.

 

La ciudad crece y no avanza en movilidad sostenible porque el alcalde “tiene una visión anacrónica y trasnochada de ello”, ha añadido el edil. En 2011 se aprobó el avance del Plan General de Movilidad Sostenible, que era innovador y consensuado, pero “lo metieron en un cajón, para, años después, tirarlo a la basura y empezar un nuevo. Hace referencia Zorrilla al Plan Especial de Movilidad Urbana, que abandona muchos de los postulados avanzados que contempla el anterior y no habla de la peatonalización de la Alameda. Sin embargo, explica el concejal de izquierdas, el alcalde, “que funciona a golpe de improvisación, anuncia un plan para peatonalizarla sin informes técnicos, sin saber qué hará con los autobuses, etc”.

 

A ello hay que añadir la parálisis del metro con “el grave perjuicio económico y social para la ciudad” o la paralización del Plan Andaluz de la Bicicleta (PAB). Sobre esto último, Zorrilla ha recordado que este plan lo elaboró Izquierda Unida cuando dirigía la Movilidad en la Junta de Andalucía y que supone pasar de 30 a 100 kilómetros de carriles bicis en Málaga. Sin embargo, el PSOE no ha hecho nada y el alcalde ha usado los incumplimientos de la Administración regional para no actuar. El edil reclama a Francisco de la Torre que cumpla la parte del convenio que le corresponde y exija a la Junta que haga lo mismo con la suya.

 

“Málaga es una ciudad que crece, con gran vitalidad, pero hay una enorme parálisis en movilidad sostenible”, mientras otras ciudades como Zaragoza, Barcelona o Sevilla han dado un gran paso al respecto.

 

Málaga para la Gente estudia elaborar una iniciativa con una visión integral de la movilidad sostenible que incluya recuperar los avanzados postulados del anterior plan, desbloquear la situación del metro, y exigir a la Junta y al alcalde que cumplan con lo conveniado en la materia