Reclamamos a la empresa que gestiona el Caminito del Rey que controle las salidas de usuarios

El grupo provincial de Izquierda Unida ha reclamado que la empresa adjudicataria del Caminito del Rey implante de forma inmediata un sistema de control de los usuarios que abandonan ese espacio natural.

La diputada provincial Teresa Sánchez ha mostrado su preocupación por asuntos relacionados con la seguridad y la responsabilidad patrimonial y que dichas cuestiones deben mejorarse, “¿tiene sentido que el responsable patrimonial de un accidente en el Caminito del Rey sea la Diputación y no la empresa adjudicataria? ¿Es seguro que se lleve un control de usuarios a la entrada del Caminito y no se lleve ese mismo control a la salida?”, se pregunta la representante de IU.

Este grupo político presenta para la próxima comisión de Servicios a la Ciudadanía una moción sobre el Caminito del Rey donde, además de lo ya mencionado pide al equipo de gobierno que remita documentación relativa al expediente de responsabilidad patrimonial tramitado en la Delegación por el accidente sufrido durante la visita de una usuaria el pasado día 25/5/2016.

El Caminito del Rey es una infraestructura turística que está teniendo una gran aceptación desde que se puso en funcionamiento. Programas televisivos, premios de arquitectura han puesto el foco en esta infraestructura singular, sin lugar a dudas, hablamos de un importante activo. ”Desde el inicio del mandato venimos demandado que su gestión sea pública a través de la empresa pública de Turismo y Planificación Costa del Sol, empresa pública dependiente de esta casa, que sin tener las competencias para ello, desarrolla una labor turística en la provincia, entendiendo que es fundamental para el desarrollo económico y social de la misma. Nuestra demanda no fue atendida, y mediante concurso público se adjudicó a una empresa privada una infraestructura pública que costó a los malagueños más de 5 millones de euros, quedando la gestión, el mantenimiento, la seguridad, el personal y los beneficios del cobro de las entradas en manos privadas”.

Sánchez alude a un informe que no se entregó a la oposición ni a los ayuntamientos de Ardales y Álora con el que se comprueba que la propuesta de IU reportaba varias ventajas, como que los contactos para la comercialización ya estaban hechos, los ingresos directos equilibrarían el balance la Diputación, aprovechábamos las sinergias con la empresa de Turismo y Planificación que cuenta con infraestructura administrativa solvente para gestionar el Caminito y los beneficios revertirían directamente en la administración pública, y en consecuencia, se canalizarían hacia la mejora del entorno del Caminito.

Las mejoras del entorno del Caminito se están llevando a cabo, mejoras en los aparcamientos por valor de 280.000 €, el Centro de Interpretación por valor de 1.250.000 € o mejoras y nuevos aseos en los accesos y salidas. “Sin embargo, la financiación vuelve a salir de los mismos bolsillos, de los malagueños a través de sus impuestos y no de una gestión directa del Caminito. Según refleja el acta nº10 de la comisión de seguimiento, a 30 de septiembre se habían vendido 201.293 entradas, un volumen de visitas importante que reporta beneficios que no revierten directamente en el entorno, sino que como es lógico la empresa estará destinando a sus propios intereses”.

La diputada de IU entiende que la externalización no sólo conlleva que los beneficios no reviertan en el entorno, si no que propuestas ciudadanas para reducir el precio a determinados colectivos (menores de edad, estudiantes, o mayores de 65 años) son rechazadas en pro del impacto económico, “que no hemos visto justificado. Inconvenientes que ya pusimos de manifiesto, menor control en la gestión, nula capacidad de gestionar los beneficios de nuestras propias inversiones o imposibilidad de modificar tarifas”.