Zorrilla pide al alcalde de Málaga que emule a sus homólogos de otras ciudades y apoye a los estibadores

Málaga para la Gente quiere que el alcalde de la ciudad se implique con el problema de los estibadores y les dé su apoyo, al igual que están haciendo  ediles de otras capitales, algunos de ellos del Partido Popular.

 

La coalición de izquierdas ha presentado una moción urgente para su debate en el pleno de esta semana en la que reclama la solidaridad y el apoyo de la Corporación para evitar la aplicación de un real decreto del Gobierno central que amenaza a unos seis mil estibadores de toda España y un centenar del puerto malagueño.

 

Los concejales de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla y Remedios Ramos y representantes de los trabajadores han presentado esta mañana la moción y han relatado cómo gobiernos de otros países han acatado la sentencia del Tribunal Europeo que regula el sector sin necesidad de acabar con el empleo estable de este colectivo, cuya preparación es fundamental para la seguridad de la actividad y de las que dependen de la misma, así como para el desarrollo del Puerto.

 

Eduardo Zorrilla, ha recordado que estos mismos estibadores aceptaron bajar su salario en 2009 como apoyo a la viabilidad del Puerto de Málaga y que se han despedido a unas cuarenta personas. Entiende que es obligación de las instituciones malagueñas apoyar las demandas de estos trabajadores, no sólo porque afectará al empleo en cantidad, calidad, sino también porque el Puerto es una infraestructura clave para la ciudad y la provincia. Ha añadido que en países donde se ha precarizado el sector, como ha ocurrido en Inglaterra, la rentabilidad de sus puertos ha bajado.

 

Zorrilla también ha tenido palabras para el ministro de Fomento por intentar crear una imagen degradada del colectivo, calificándolos de privilegiados “por tener un contrato estable y u n salario digno, cuando en las filas del partido del ministro hay puertas giratorias, se ha recatado bancos o autopistas. Lo que el gobierno quiere es que todos los trabajadores acaben cobrando como máximo un salario máximo de 500 euros y para ello quiere acabar con colectivos como el de los estibadores, que están unidos y tienen una fuerte representación sindical”.

 

En la misma línea se ha expresado Rocío Benítez, trabajadora de la estiba del puerto malagueño que ha recordado que el sector necesita trabajadores preparados como lo están los actuales porque es una profesión de mucho riesgo para ellos mismos y los de industrias auxiliares. Que no están en contra de que se cumpla la sentencia del tribunal europeo, pero que el Gobierno no puede ir más allá de la misma y aplicar un decreto que no ha sido negociado con todos los afectados y que dejará en la calle a más de 6.000 personas.

Benítez ha añadido que el colectivo está muy unido y que es “una gran familia” que está acostumbrada a luchar.