Sánchez Vázquez, Hijo Predilecto

Málaga.- El poeta Sánchez Vázquez, Hijo Adoptivo de la Provincia, dice que su estancia en Málaga fue decisiva en su vidaMALAGA, 20 (EUROPA PRESS)El poeta y filósofo Adolfo Sánchez Vázquez, natural de Algeciras (Cádiz) y que hoy fue nombrado por la Diputación Hijo Adoptivo de la Provincia de Málaga, afirmó que los doce años que vivió en la capital malagueña fueron "decisivos en mi vida, ya que recibí toda mi formación intelectual y política".Aseguró que desde el primer día de los más de 30 años en los que estuvo exiliado en México "pensaba con la vuelta a casa, la llegada a Málaga, ciudad de la que me siento hijo, aunque no naciera en ella".Sánchez, exiliado en la capital mexicana durante 36 años, donde obtuvo el título de Profesor Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), reconoció durante su intervención en la Diputación Provincial que "el exilio por ideales políticos es un fenómeno muy complejo".En este sentido, señaló que "los primeros años representan un desgarro tan fuerte que hace que nuestra vida se divida en dos; por una parte tenemos que tener los pies sobre la tierra en la que vivimos, y por otro lado, tenemos todos nuestros pensamientos y sueños puestos en la tierra que hemos abandonado"."Con 15 años asistí en Málaga a mi primera manifestación para celebrar el Gobierno de la República; este júbilo general fue dejando paso a las primeras decepciones del Gobierno de la República", subrayó el filósofo.Asimismo, destacó que sus inquietudes tuvieron dos cauces: uno político, que le hizo ingresar en las Juventudes Comunistas de Málaga, y otro poético, participando en la revista 'Octubre'.LIBROSAsimismo el Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (Cedma) ha editado sus dos últimos libros: 'El Pulso Ardiendo' y 'El Valor del Socialismo'. El Hijo Adoptivo de la Provincia de Málaga reconoció que siempre se ha orientado por el marxismo, aunque apuntó que "hoy en día está más hacia el marxismo de tipo humanista"."La alternativa socialista que el marxismo ha procurado es difícil de llevar a cabo, ya que vivimos en tiempos difíciles, donde el capitalismo supone un aumento de desigualdades entre las diferentes clases sociales, así como entre los países desarrollados y los subdesarrollados", concluyó.