UN ALGARROBICO EN BENALMÁDENA

Izquierda Unida retoma movilizaciones y denuncias judiciales
contra la construcción de un apartotel de ocho plantas
en zona de protección marítimo terrestre

Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) agotará todas las vías y recursos a su alcance para que la Junta de Andalucía actúe contra un proyecto especulativo que se quiere construir en zona de protección marítimo terrestre, según ha anunciado esta mañana el coordinador provincial de esta formación, José Antonio Castro. El dirigente provincial considera que la Administración Andaluza no puede tener “un comportamiento permisivo en estos casos. Suficiente permisividad y connivencia hemos sufrido durante los últimos 15 años”.

Se trata de un expediente urbanístico desarrollado en Benalmádena, que ha sufrido varios cambios. El proyecto actual incluye un apartahotel de ocho plantas, con un techo edificable total de 17.909 metros cuadrados, con 212 habitaciones, que en un principio iban a ser 7 viviendas unifamiliares. Posteriormente, el Ayuntamiento firma un convenio urbanístico por el que cede una calle a la promotora y la altura pasa a tres plantas. (se aporta documento con el desarrollo del expediente)

Izquierda Unida ha denunciado todos estos procesos, sin que hasta el momento se hayan producido cambios, salvo una sanción de Medio Ambiente por valor de 246 euros, según ha explicado esta mañana la portavoz del grupo municipal de IULV-CA en Benalmádena, Elena Benítez.
Sin embargo, se han retomado las denuncias tras conocer un informe de la Consejería de Obras Públicas y Urbanismo de la Junta de Andalucía (que se aporta) en el que se manifiesta que la parcela donde se pretende construir un hotel de ocho plantas era suelo no calificable de urbano cuando entró en vigor la Ley de Costas. “Esto hace que la Demarcación de Costas, califique dicho espacio como zona de protección marítimo terrestre, un caso similar al Algarrobito de Almería, señala Benítez.

Los representantes de la coalición han puesto en conocimiento de la consejera de Obras Públicas todo el expediente y han anunciado que acudirán a las Fiscalía de Medio Ambiente y Anticorrupción, así como a movilizar a la opinión pública y asociaciones sociales para evitar que se construya dicho edificio que ya se está vendiendo a particulares. “Una situación como ésta, después de las barbaridades que se han cometido en la Costa, tenemos que ponerlo en conocimiento de la opinión pública, porque ya hay particulares que están comprando”, según ha comentado el concejal Francisco Artacho.

Málaga, 13 de marzo de 2007