ACTO REIVINDICATIVO DE VIVIENDA

IU propone eliminar cualquier ayuda pública para la compra
de viviendas a las rentas altas

La coalición celebra el sábado un acto reivindicativo

El reto actual de las administraciones con respecto a la vivienda es el de garantizar que sea un derecho, respondiendo en caso contrario ante los tribunales. Así lo entiende Izquierda Unida que el próximo sábado organiza en la plaza de la Constitución de la capital un acto público reivindicativo, donde no faltarán intervenciones políticas y actuaciones musicales.

La vivienda es “la cruz de la vida moderna para las familias”, señala el coordinador provincial y candidato al Parlamento, José Antonio Castro. En málaga, el metro cuadrados de la vivienda cuesta una media de 2.615 euros, y de los 500.000 hogares de la provincial, en más de 87.000 hay un solo salario para afrontar el pago de la vivienda, y de éste, se destina un 75 por ciento para pagar la casa. “Eso contrasta con realidades muy duras como el alto índice de viviendas vacías o el abandono de las viviendas de protección oficial por parte de la Administración”.

Izquierda Unida anuncia la puesta en marcha de un plan de vivienda que difiere al planteado por el candidato Chaves en algo fundamental: “nosotros no nos hemos planteado un plan únicamente con el objetivo de ayudar al sector de la construcción por la grave crisis que va a sufrir. Creemos que el plan que se apruebe tiene que reflejar un cambio en la tendencia: la vivienda es un bien necesario para tener tu proyecto de vida y no es exclusivamente económico”. Según los datos que posee Izquierda Unida, en la provincia de Málaga hace falta unas 57.000 viviendas.

En relación al anteproyecto de ley de vivienda Izquierda Unida plantea dos cuestiones: la primera el derecho la vivienda es un derecho reclamable ante los tribunales y, por otro lado, que el suelo debe ser público para que haya también un urbanismo publico.

Según ha explicado Eduardo Zorrilla, cabeza de lista al Congreso y gerente de la Empresa Pública de la Vivienda en Málaga, la propuesta de Izquierda Unida pasa por elaborar un censo andaluz de demandantes, el cual debe ser tratado de manera diferente y clasificarlo no solo en función de sus ingresos, sino también de sus necesidades.
En primer lugar, estarán las personas que no tienen medios suficientes para tener una vivienda digna. Se trata de jóvenes, familias monoparentales, separados, jubilados, inmigrantes…. El Estado, según IU, tiene que garantizarles un parque público de viviendas en un plazo de ocho años. “No se trata de dar vivienda gratis a todo el mundo, se trata de dar la posibilidad de que se acceda a la vivienda con sus propios ingresos”.

Está el grupo de personas que están dentro de los límites económicos establecidos en los actuales planes de vivienda para los que las administraciones deben garantizar que se generara en el mercado un número de vivienda en un plazo no superior a los ocho años.

En tercer lugar, estaría ese segmento de población que supera los ingresos máximos establecidos en los actuales planes de vivienda, pero que tampoco tienen ingresos como para acceder a una vivienda de renta libre. A ellos se les garantizará en los nuevos planes, módulos intermedios entre los previstos de protección y los de renta libre.

Pero Izquierda Unida defiende también entre sus propuestas que al grupo de familias con rentas más altas, se les retire todo tipo de ayuda, incluidas las fiscales para la compra de vivienda. ”No es ni justo ni razonable que se esté desgravando fiscalmente a personas con rentas altísimas y se esté regateando la inversión necesaria para hacer un parque de viviendas de alquiler para los más necesitados”, señaló Zorrilla.

La concentración y el acto lúdico que se celebrará el sábado, en la plazas de La Constitución, a partir de las 11,00 horas, contará con la actuación del grupo de música Férula y de Juan de Lola.

Málaga, 24 de enero de 2008