El área de Medio Ambiente de la Diputación lidera la iniciativa de proteger los ríos por sus valores ecológicos y culturales

Un estudio de la Diputación facilita la incorporación de la figura de ‘río escénico’ en la Ley Andaluza de AguasUn estudio técnico realizado por el Área de Medio Ambiente de la Diputación y la consultora ambiental Mediodes ha posibilitado la inclusión en la Ley Andaluza del Agua (que se aprueba hoy en el Parlamento de Andalucía) de una figura de protección para los cauces o tramos de cauces fluviales con valor ecológico, cultural o paisajístico.Así, en el Artículo 24 de la Ley, se especifica que “el Consejo de Gobierno, a propuesta de la Consejería competente en materia de aguas, podrá reservar determinados cauces fluviales o masas de agua para la conservación de su estado natural, para la protección de su biodiversidad, paisaje y patrimonio fluvial y su valor como corredor fluvial ecológico”.El diputado de Medio Ambiente, Miguel Esteban Martín, ha presentado el estudio acompañado de Antonio Herrera y Antonio Gallegos, biólogo y geógrafo respectivamente y redactores del estudio de la consultora Mediodes. Miguel Esteban Martín ha destacado que se trata de “un trabajo pionero e innovador no sólo en el ámbito de Andalucía, sino a nivel nacional, que se inserta en la línea de promoción de una nueva cultura del agua que deje de considerar los ríos como meros canales de conducción y de someterlos a agresiones por contaminación, ocupación del dominio público hidráulico u obras duras”.“Mediante el desarrollo de esta normativa”, explicó Herrera, “Andalucía podría convertirse en un referente nacional en la protección de ríos, cumpliendo a su vez con las exigencias de la Directiva Marco del Agua. La normativa se convertiría en una herramienta de conservación de la biodiversidad, avance en la conectividad ecológica y lucha contra las inundaciones y la contaminación de acuíferos”.“Más allá de los objetivos meramente ambientales”, agregó Gallegos, se pretende que los ríos andaluces recuperen el valor esencial que han tenido históricamente en nuestro paisaje, patrimonio, costumbres y formas de vida. Los objetivos de la protección serían los tramos de ríos aún no alterados por el hombre, la recuperación de zonas degradadas para destinarlas a usos recreativos o educativos y la puesta en valor de tramos con interés patrimonial o paisajístico”.Miguel Esteban Martín destacó que este trabajo abre la puerta para que se articulen tres figuras de protección: Reserva Fluvial de Biodiversidad, Reserva Fluvial Paisajística y Corredor Fluvial (para casos en los que un cauce conecte espacios naturales protegidos). “En nuestra opinión, la cuenca del Río Guadiaro sería idónea para desarrollar un proyecto piloto en materia de protección de cauces, y así lo vamos a proponer”, comentó Martín, quien advirtió que la incorporación de esta figura a la Ley de Aguas sólo será efectiva si se desarrolla una ley complementaria y específica de reservas fluviales. “Otro paso que vamos a dar para lograr la protección de los cauces es presentar la sugerencia de que se incorpore esta figura al Plan Hidrológico de la Cuenca Mediterránea Andaluza, que actualmente está en periodo de información pública”, anunció.