EL DIPUTADO DE IU DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL, MIGUEL ESTEBAN MARTÍN, CONSIDERA RACISTA Y XENOFOBA LA POLÍTICA FRANCESA CONTRA LOS GITANOS RUMANOS Y BULGAROS

El presidente de la república francesa, Sarkozy ha montado un espectáculo impresentable al desmantelar más de 50 poblados y expulsar este verano a casi 700 gitanos rumanos o bulgaros que deportará a sus paises de origen. Una medida que atenta contra los pilares de la república francesa: libertad, igualdad y fraternidad y que atenta contra los principios de la Unión Europea, ya que los ciudadanos Rumanos y Bulgaros son tan europeos como los franceses y por lo tanto tienen derecho a la libertad de circulación. Esto supone una política de mano dura, populista, electoralista y xenófoba.Ya que Sarkozy lo que pretende es hacer que la población olvide la destrucción de empleo, el recorte de pensiones y las subidas de impuestos que se están dando en Francia. Todas las asociaciones de defensa de los derechos civiles y de los derechos humanos han criticado esta medida, que además es poco efectiva ya que una vez que los gitanos estén en Rumanía o Bulgaría nada ni nadie le impide que puedan volver a Francia.