IU presenta una batería de iniciativas contra la autopista de peaje de Ronda

Izquierda Unida presentará una moción en la Diputación para que el ente supramunicipal rectifique su opinión y se posicione en contra de la autopista de peaje entre Ronda y Marbella, según ha anunciado esta mañana el coordinador provincial de la coalición en Málaga, José Antonio Castro.

Al mismo tiempo, el también diputado andaluz de la coalición ha anunciado su apoyo a las alegaciones contra el proyecto presentadas por diversos colectivos, así como otra serie de medidas ante el Parlamento, el Congreso y el Parlamento Europeo para frenar el proyecto, que considera lesivo desde todos los puntos de vista. “Estas graves afecciones y el carácter protegido de gran parte de este suelo por su riqueza medioambiental llevarán a IULV-CA a trasladar esta posición a su grupo en el Parlamento Europeo. Vamos a solicitar a Willy Meyer (eurodiputado de la coalición) que registre una iniciativa ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, para que ésta valore el proyecto y su incidencia en el territorio y se posicione en contra”.

El representante de Izquierda Unida se ha mostrado sorprendido de que la Junta de Andalucía publique en el BOJA el proyecto de la autopista, cuando no está incluida en el Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía (PISTA), ni se plantea su necesidad en el documento de bases y estrategias del Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA). De hecho, la A-397 no está incluida en las actuaciones de mejora y reforma del Plan CERCA de la Junta de Andalucía, aclaró Castro. “Además hay que recordar que existe un informe elaborado en 2008 por profesionales de reconocido prestigio en el que se alertaba de las graves afecciones sobre ecosistemas acuáticos, flora, fauna, paisaje y espacios naturales que acarrearía este proyecto”.

El grupo parlamentario de IULV-CA ha registrado una petición de remisión de documentación para poder tener el proyecto técnico completo y la memoria económica, así como una pregunta oral a la Consejera de Obras Públicas y Vivienda para que explique “la contradicción que supone este proyecto por su impacto negativo, su alto coste (350 millones de euros) y su escaso interés social”.

Por otro lado, anunció Castro, la consejera deberá dar cuenta de las enormes dificultades  y trabas que se han encontrado los colectivos y ciudadanos que han querido consultar el expediente para presentar alegaciones. “La Dirección General de Infraestructuras Viarias no ha tenido ningún interés en facilitar la información y el trabajo a los ciudadanos, el tiempo de exposición pública ha sido el mínimo establecido por la ley, a pesar del volumen y la complejidad de la documentación”.
En este sentido IULV-CA duda de que el procedimiento se haya desarrollado correctamente, puesto que la documentación no ha sido expuesta en los ayuntamientos afectados, por lo que se estudia recurrir este proceso. Al igual que hará en la Diputación, IULV-CA presentará en el Parlamento una Proposición No de Ley para mostrar su rechazo a la autopista.

Para IULV-CA si se trata de mejorar las comunicaciones entre la Costa del Sol y Ronda se debe aprovechar y mejorar la actual carretera, con la eliminación o suavización de algunas curvas, evitando puntos negros en la circulación, la ampliación de calzada en algunos tramos, introducción de carril de subida para vehículos lentos y otras mejoras de prestaciones. “Todo ello sería suficiente para reducir los tiempos de viaje y aumentar la seguridad con un menor coste e impactos negativos para el territorio. El ferrocarril es el que merece una mayor y mejor atención y recursos para la mejora de las comunicaciones en la Serranía. Estamos con el desarrollo sostenible”, dijo Castro, “que implica apostar por otro tipo de oportunidades para los territorios de montaña, entre los que se incluyen Ronda y su Serranía. El desarrollo de un sistema productivo agrario que compatibilice el turismo rural, sindesarrollo de nuevas residencias, recuperando el patrimonio existente y mejorando la puesta en valor de los recursos del monte mediterráneo, tal y como establece el propio POTA”.