IU reclama a la Junta que aplique cláusulas sociales a las ayudas financieras a Isofotón para garantizar su estabilidad

El diputado andaluz por Málaga de Izquierda Unida, José Antonio Castro, ha mostrado su satisfacción por el apoyo de la Junta a la empresa Isofotón y ha manifestado su esperanza de que la concesión de 12 millones de euros a la misma incluya cláusulas sociales que eviten sucesos como los acaecidos en otras empresas a las que se ha aportado dinero público y luego han cerrado o reducido plantilla.

El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) la concesión de un aval de 12 millones de euros a la empresa malagueña dedicada a energías renovables, Isofotón, SA. Este apoyo público es para obtener financiación externa destinada a aumentar la producción y dar respuesta a pedidos de mayor dimensión, según ha anunciado el propio Ejecutivo andaluz.

Tras diversas vicisitudes a causa de la mala gestión, Isofotón fue adquirida el año pasado por los grupos Affirma y Top Tec, los cuales anunciaron destinar 50 millones de euros a consolidar el liderazgo tecnológico de Isofotón; reforzar su área de I+D; ampliar las líneas de producción de placas solares, y abrir nuevos mercados internacionales, especialmente en Asia y Estados Unidos.

Castro ha reconocido la importancia que ha supuesto para Isofotón y sus 700 trabajadores la llegada de estas empresas, pero recuerda que los intereses de ambas son muy diversos y que en cualquier momento pueden entender que la energía solar no tiene por qué ser el prioritario.

El diputado de Izquierda Unida reclama a la Junta un control sobre las ayudas públicas que entrega, sobre todo para que las empresas que las obtienen garanticen que respetarán los puestos de trabajo y que darán garantías de inversión y de actividad productiva. “recordemos que ya se han producido inversiones públicas a sociedades anónimas sin garantizar contrapartidas y luego han cerrado o despedido a parte de la plantilla”.
 En esa línea, Castro ha señalado que con la reforma laboral, las empresas pueden amplicar EREs sin que exista falta de liquidez. “Sólo con anunciar que los beneficios que prevén no serán los mismos, pueden despedir a sus empleados”.
Estas cláusulas sociales, añade el también coordinador malagueño, garantizarán a los andaluces que las inversiones públicas están a salvo y a los malagueños y a los trabajadores de Isofotón que la empresa no corre otra vez peligro de cierre.