Garzón pide a los estudiantes que voten para poder tener futuro

El profesor Juan Torres muestra su apoyo a la candidatura de Izquierda Unida.

Yo he venido aquí a pediros que votéis a Alberto Garzón y a Izquierda Unida”. Así de rotundo se pronunció el profesor Juan Torres nada más tomar la palabra en el acto organizado por Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) con alumnos y profesores en la Universidad de Málaga (UMA). Torres distinguió al cabeza de lista de la organización de izquierdas de los candidatos de los otros dos grandes partidos porque, dijo, “es el único que no tiene telarañas mentales” y a Izquierda Unida, añadió, porque “es capaz de hacer frente a una política neoliberal que obliga a realizar enormes sacrificios a los ciudadanos”.


Ambos economistas hablaron en la sala de grados de la Facultad de Psicología sobre qué está ocurriendo en nuestro país, donde el “pensamiento alternativo” encuentra numerosos escollos para ser oído. Juan Torres calificó a su antiguo becario como “un máquina” que cuando llegó a la Facultad malagueña “nos daba veinte mil vueltas a los profesores progres. “Tenía una gran formación y creó la asociación de Estudiantes de Economía Crítica que se hizo fuerte y ha tenido eco en todo el país”.


Torres ha alertado del futuro que nos deparan las políticas que se están aplicando y “que están arruinando a los pueblos”. Añadió que se está utilizando la crisis para justificar los recortes y las privatizaciones de los servicios públicos esenciales como la sanidad y la educación, y que el país donde más austeridad se aplica es en Grecia, que, a su vez, es el que más gasto armamentístico hace “¿Es eso austeridad?”, se preguntó.

Por su parte, Alberto Garzón, pidió a los estudiantes y profesores presentes en el acto que votaran “porque nos jugamos el futuro, porque los jóvenes no cotizamos y no tendremos pensión, porque los derechos que consiguieron nuestros padres y abuelos van a desaparecer, porque no habrá dinero para investigar, porque no habrá futuro”.


El candidato de IULV-CA al Congreso recordó que Izquierda Unida defiende una enseñanza verdaderamente pública, donde la empresa privada no modifique el sentido de la Universidad. Anunció su apoyo a la huelga general convocada para el próximo 17 de noviembre porque sus reivindicaciones “son las propuestas de nuestro programa”.

Durante el encuentro universitario, ha habido preguntas concretas sobre el colectivo de estudiantes y también relacionadas con la crisis, el empleo, la democracia etc. A una pregunta sobre “la clase política”, Garzón matizó que lo que existe son políticos de diferentes clases y recordó que los cargos

 

públicos de la coalición aportan gran parte de su salario y que tanto PSOE como PP votan en contra de propuestas cuando estas afectan a sus filas. Puso el caso de la presentada en el Congreso donde ambos partidos se negaron a cambiar que los ex presidentes del gobierno compatibilizaran sus altísimos sueldos de ex presidentes” con cargos en empresas privadas, como las eléctricas en las que estaba Aznar y González.


Sobre la participación activa del ciudadano, el candidato de IULV-CA señaló que es más fácil pagar en un supermercado con una tarjeta cuya cuenta se encuentra en un paraíso fiscal, que votar sobre cuestiones que afectan directamente a la ciudadanía. “Incluso sin tecnología, en ayuntamientos malagueños gobernados por Izquierda Unida hay amplia participación, y el vecino que quiera acude a una asamblea y decide en qué gasta el Ayuntamiento su presupuesto”.


En cuanto al programa electoral relacionado directamente con el mundo universitario, el candidato de la coalición ha hablado de paralizar la denominada “Estrategia Universidad 2015” y de la revisión del sistema de titulaciones del proceso de Bolonia, evitando su supeditación a las empresas privadas. Al mismo tiempo, Alberto Garzón abogó por una aumento de la financiación y dotación de las universidades públicas, la creación de un cuerpo único docente mediante el estatuto del personal docente e investigador que tienen como finalidad erradicar la precariedad del profesorado e ir a la progresiva homologación de las retribuciones del profesorado y del personal de administración.


La Universidad tiene que tener financiación pública suficiente para la generalizar las becas-salario y para proporcionar ayudas al estudio tanto en los grados como en los masters, En definitiva, se trata de contar con una universidad pública fuerte y autónoma de intereses empresariales”, concluyó Garzón.