Alberto Garzón califica al gobierno de Rajoy como “el pirómano que se mete a bombero”

El diputado malagueño por Izquierda Unida, Alberto Garzón, califica de gravísimos los últimos datos del paro en nuestra provincia y considera que Mariano Rajoy y su Gobierno son como “el pirómano que se mete a bombero”, ya que con sus políticas están contribuyendo a aumentar el desempleo y, por lo tanto, la recesión.

Partiendo de la base de que la falta de empleo y vivienda son los problemas que más interesan al ciudadano, Izquierda Unida ha promovido en el Congreso iniciativas relacionadas directamente con ello. “La situación es dramática. En Málaga se destruyen una media diaria de 150 empleos, mientras que Gobierno práctica políticas de recortes que nos llevarán a más paro. Este temor a la inversión pública nos llevará a mayor crisis y a un escenario de regresión social”. Garzón recuerda además que se trata de verdaderos dramas, puesto que “hablamos de que en más de 78.000 hogares no hay ningún miembro trabajando, eso crea frustración y falta de esperanza,  y es indignante”.

Entre las propuestas de Izquierda Unida para luchar contra todo ello se encuentran mayor protección al desempleo incrementando recursos destinados  a los parados y  medidas para garantizar el derecho a la vivienda para desempleados y personas afectadas por la crisis.”Es escandaloso que en España haya un 20 por ciento de viviendas vacías y en Málaga se estén ejecutando una media de 11 desahucios al día”. Garzón recuerda que hay bancos  rescatados por el Fondo  de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ,“y por lo tanto son públicos”, que cuentan con un gran número de viviendas en stock por lo que Izquierda Unida ha pedido al Gobierno que sean destinadas  a alquileres muy baratos. “Tenemos que intentar solucionar el problema de la vivienda y eso no se hace como lo está haciendo el Gobierno, que en última instancia es una ayuda a los bancos”.

Otras iniciativas del diputado malagueño destinadas a luchar contra la crisis están relacionadas con la obtención de fondos públicos y entre ellas la lucha contra el fraude fiscal. De esta forma, Garzón ha propuesto al ministro de Hacienda que recoja la propuesta de los inspectores de Hacienda que establecen en 1.000 euros el límite para pago directos , lo que permitiría recaudar más de 26.000 millones de euros.  También ha reclamado al Gobierno que “predique con el ejemplo” a la hora hablar de lucha contra los paraísos fiscales y renuncie a que España lo sea con el uso de las empresas de tenencia de valores extranjeros. “Esta situación  permite que empresas extranjeras como Google o Vodafone puedan tener más de cinco millones de euros de beneficios asociados a una sola persona y, además, están exentos de pagar impuestos”.

Temor por la situación del empleo en la planta hotelera
Por su parte, el coordinador provincial de Izquierda Unida y parlamentario andaluz, José Antonio Castro, ha mostrado hoy ante los medios su preocupación por la situación que atraviesa el empleo en la planta hotelera andaluza en general y malagueña en particular.
El dirigente provincial recuerda que en los años 2009 y 2010 se han destruido 4.140 empleos y en el primer trimestre  del pasado año un total de 502. A partir del segundo trimestre de 2012, añade, se ha observado un leve repunte, pero a un ritmo inferior a otros indicadores relacionados con el turismo, como la estancia, pernoctaciones, etc.

Castro ha explicado que el gobierno Rajoy acabar con la apuesta del turismo senior europeo, el que se iba a promover para que los jubilados europeos pudieran tener a España como destino turístico invernal . Y esa decisión la toma el Gobierno mientras se siguen cerrando planta hoteleras en la provincia, siendo el hotel Incosol el ejemplo más reciente “y cada vez que cierra un hotel cierra un pedazo de Málaga”.

Castro ha incidido en la importancia del turismo estacional y del cierre de hoteles en esta época. De esta forma, en 2009 el 20 por ciento de las plazas hoteleras que cerraban en invierno era del 20 por ciento, mientras que en 2011 esa cantidad alcanzó el 40 por ciento. “La Administración debe hacer valer su papel para intentar frenar esta sangría”.