Los Presupuestos Generales del Estado destruirán empleo en Málaga y se ceba en los más desfavorecidos

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) aprobados por el gobierno para 2012 destruirán empleo y crearán más crisis y recesión, en palabras del diputado nacional de Izquierda Unida por Málaga, Alberto Garzón, que esta mañana ha valorado las primeras cuentas del Gobierno de Rajoy y su incidencia en la provincia.

Los presupuestos reducen en un 50 por ciento las inversiones productivas, explicó Garzón, y sólo deja  inversiones que destruyen empleo, como es el caso del anillo ferroviario de Antequera. Esta afirmación se basa en el hecho de que el proyecto del anillo afectará a la Vega antequerana donde se ubica un importante pilar de la agricultura de la provincia, sector este que ha sido capaz de mantener e incluso crear empleo en época de crisis “y el único elemento que crea empleo lo destruyen. Es una inversión que no tiene sentido social ni medioambiental”, sentenció el diputado de IU.

 De igual forma se pronunció el responsable provincial de Política Institucional y Municipal, Manuel García Peláez,  quien recordó que el Partido Popular se autoproclama el adalid del empleo y desde que llegó al Gobierno sólo ha aprobado recetas que lo destruyen. Es un presupuesto que maltrata a la mayoría, añadió García Peláez, y que atenta contra la sociedad del bienestar. El dirigente de IU recordó que Málaga genera cada día 33 nuevos parados y estos presupuestos no van a paliar la “sangría”, sino que lo aumentará.

 Por su parte, Garzón completó estas aseveraciones recordando que las inversiones en obra pública merman por lo que afectará muy directamente a los 42.000 trabajadores del sector que hay en la provincia. Los recortes también dañarán a los más de 135.000 que hay en el sector público.

 El diputado de IU señaló también que el PP pretende con estas cuentas que los malagueños hagan un “acto de fe”, ya que deja para 2015 inversiones necesarias ahora “que tampoco saben si harán en el futuro”.

 Garzón aventura “una travesía en el desierto” para la provincia, puesto que el gasto que contempla los PGE para este año se limita al pago de proyectos ya finalizados o a otros como el estudio de la línea de cercanías entre Marbella y Fuengirola, “descartando de esta forma el tren del litoral que apoyaría a la industria turística de costa a costa y paliaría problemas de comunicación y medioambientales”.

Otra cuestión dañina para el turismo y la oferta malagueña es la no inclusión de las obras de saneamiento, principalmente la depuradora de Nerja y todo ello a pesar de que el PP en campaña electoral escenificó una defensa a ultranza de esta infraestructura.

 Otra incidencia negativa de los presupuestos nacionales es la falta de fondos para realizar el auditorio “que prácticamente renuncian a él”, puesto que sólo se presupuesta un millón de euros para el consorcio público-privado, pero nada para iniciar el proyecto. Igualmente ha ocurrido el antiguo Campamento Benítez, que el Gobierno pretende entregar al Ayuntamiento de la capital y obviar su participación financiera en la creación del gran parque. “La Cultura, en manos del PP, se resiente: el museo se pospone hasta 2015 y la biblioteca pública del Estado no recibirá ni un 1% de los fondos que necesita para terminar”.

 El diputado de Izquierda Unida ha acusado al Gobierno de intentar deteriorar los servicios públicos, especialmente el de educación (cuyo recorte supera el 20%), con objeto de abrir espacios de negocio a la iniciativa privada. “Se trata, entonces, de unos presupuestos profundamente ideológicos que serán bienvenidos por las grandes empresas y los grandes bancos que quieran ampliar sus mercados a sectores como la educación y la sanidad”.

 Recortes en ambas materias y en dependencia y otros servicios sociales que afectarán a las personas más desfavorecidas, que en Málaga se traduce en 78.000 hogares con todos sus miembros en paro y 134.600 (el 23’16%) tienen a todos sus miembros inactivos. Eso significa que en la provincia hay más de 212.000 hogares donde ninguno de sus miembros está trabajando.

 Ingresos: bochornosa amnistía y política a la griega

En materia de ingresos el gobierno ha decidido establecer una amnistía fiscal que pretende recuperar parte del capital defraudado. Esta medida, ha sido calificada por Garzón como bochornosa- “Es un trato de favor por parte del Gobierno a los delincuentes fiscales”. Además, el impuesto de sociedades no ve cómo se incrementa el tipo de gravamen sino que se establecen ligeras modificaciones en las deducciones fiscales, mientras que las rentas del capital siguen tributando al mismo tipo. “Seguimos viendo en estas medidas una fórmula para hacer recaer el coste de la crisis sobre las rentas del trabajo y sin ninguna ambición de incrementar los impuestos directos a las grandes empresas y grandes fortunas”.

España ha tenido que endeudarse a tipos de interés elevados precisamente con agentes financieros que en muchos casos eran esas mismas entidades financieras causantes de la crisis, que a su vez recibían múltiples ayudas financieras por parte del Banco Central Europeo (BCE). Según la Comisión Europea las ayudas efectivas que ha realizado el Estado español a las entidades financieras ascendían en 2011 a 88.000 millones de euros (un 8’4% del PIB). Es decir, asistimos a una inmensa estafa en la que el Estado y el BCE ayudan a las entidades que luego le prestan el dinero a los Estados de una forma más cara, proceso éste que incrementará la carga de la deuda. Una deuda generada de forma ilegítima.

Garzón ha asegurado que con estos presupuestos, el Gobierno de Rajoy imita a Grecia “Se trata de un recorte muy brusco que busca reducir el déficit, si bien experiencias recientes como la de Grecia nos muestran que la consecuencia directa será precisamente la inversa. Tras más de un año de recortes, el gobierno griego admitió en noviembre del pasado año que su déficit había crecido un 15%. Es decir, los recortes llevan a más déficit, lo que intenta resolverse con más déficit. Una política desastrosa que el gobierno español está imitando en estos presupuestos generales”.

 El diputado malagueño ha anunciado enmiendas para recibir inversiones que generen empleo y servicios.