Garzón pide en el Congreso el cierre definitivo del CIE malagueño de Capuchinos

El diputado de Izquierda Plural Alberto Garzón ha presentado en el Congreso una batería de preguntas sobre la situación de las instalaciones del Centro de Internamiento de Extranjeros de Capuchinos, en Málaga, en la que reclama al Gobierno el "cierre definitivo" de las mismas para evitar que se siga poniendo en riesgo las vidas de las personas alojadas.

   En las preguntas, a las que ha tenido acceso Europa Press, el diputado quiere que el Ministerio del Interior aclare qué postura piensa ante la declaración en ruina del edificio y si piensa seguir invirtiendo dinero en una infraestructura "completamente obsoleta e inviable".

   Garzón señala que actualmente el CIE está "bajo mínimos", con apenas 30 internos (llegó a tener hasta 120 personas) y recuerda que el Ayuntamiento de Málaga, ha solicitado el cierre definitivo del centro instando a la declaración en ruina del edificio, "y sumándose así a la petición realizada por numerosas organizaciones".

   El parlamentario incide en que el centro ha estado casi permanentemente en obras desde su puesta en marcha y que las obras y reparaciones de diferentes módulos e instalaciones, "nunca han podido subsanar problemas como las humedades, y deficiencias de la propia infraestructura, propias de edificios de esta antigüedad". Así, recoge que las instalaciones "no reúnen, en absoluto, las condiciones mínimas para que haya personas recluidas en su interior". Esas condiciones --añade-- lejos de mejorar, han ido empeorando con el tiempo.

   Además, pone de manifiesto que este centro para extranjeros acumula "numerosas denuncias" por "continuos incidentes y violaciones de derechos humanos" y, al respecto, recuerda la denuncia por abusos a internas en 2006, el caso del ciudadano boliviano con problemas de salud mental que fue internado y expulsado y que murió al llegar a su país, varios intentos de suicidio (algunos consumados), internamiento de menores, enfermos mentales y mujeres en avanzado estado de gestación o incendios.

   Garzón critica asimismo que la Subdelegación de Gobierno haya "denegado una y otra vez" el acceso al centro a las organizaciones, que han exigido en numerosas ocasiones que, periódicamente, acceda al centro una comisión multidisciplinar, para evaluar las condiciones del centro y poder realizar informes y denuncias al respecto, "propuesta permanentemente denegada por los subdelegados de Gobierno de uno y otro partido a lo largo de los años".