El proyecto del metro en superficie supondría “una oportunidad de oro” para la transformación urbanística de la ciudad

El proyecto de metro en superficie que ha presentado la Consejería de Fomento tiene certidumbre técnica, temporal y económica, pero también garantías de viabilidad, de eliminación de riesgos en su ejecución y, sobre todo, “estamos hablando de una oportunidad de oro para la transformación urbanística de nuestra ciudad que irá en beneficio de comerciantes, turistas y malagueños”, ha afirmado esta mañana en rueda de prensa el coordinador provincial de Izquierda Unida, José Antonio Castro.

El dirigente político, que ha comparecido junto a los concejales del grupo municipal, Eduardo Zorilla y Pedro Moreno Brenes, ha asegurado que con este diseño se apuesta por finalizar el proyecto haciéndolo compatible con la obra ya ejecutada y permitirá llevar hasta El Palo el metro sin coste adicional. Además, se incrementará la demanda (los estudios prevén 25 millones de viajeros al año), se eliminan los riesgos que provoca excavar (aparcamiento de La Marina, afección a los árboles, restos arqueológicos, etc), y se garantizará la sostenibilidad y accesiblidad.

 

Castro ha insistido en que el proyecto transformará la Alameda confiriéndole un uso peatonal y comercial, eliminado el tráfico rodado (sólo se mantendría en vías laterales) y provocando una rehabilitación integral que conectará calle Larios, con la Alameda y ésta con la plaza de La Marina y todo con el Puerto.

 

El coordinador provincial de IU hizo un llamamiento al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, para que no se convierta este momento en un debate ”metro, sí o metro, no”, sino para llegar a un consenso y no usarlo como otro elemento de lucha partidista, “porque IU no va a estar en eso”. También dijo que el primer edil está “agarrado” a un proyecto diseñado en “épocas de vacas gordas” y le pidió que no se cierre al debate  para evitar que otros alcaldes (en referencia al de Sevilla que reclama nuevos recursos para el metro de esa ciudad) vean la oportunidad de reclamar los fondos que en Málaga no se invertirían en muchos años.

 

Campaña Informativa

Por su parte, Eduardo Zorrilla anunció que Izquierda Unida iniciará una campaña de información entre colectivos sociales, profesionales y vecinales para dar a conocer las ventajas y “certidumbres” que tiene el actual proyecto de metro en superficie  porque de lo que se está hablando es de una cuestión tan importante para el futuro de la ciudad que no puede quedarse únicamente entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía.

Se cursarán invitaciones a colectivos empresariales como la CEA, Fecoma o Cámara de Comercio y sindicatos y recordó que actualmente, el metro es la obra pública que más trabajo genera y generará en el futuro si el proyecto continúa. También se mantendrán encuentros con federaciones y asociaciones de vecinos, sobre todo aquellas que de una forma u otra se ven afectadas con el metro, como  Pedregalejo, El Palo o La malagueta y otras como Carretera de Cádiz “que pueden decir si las interesa o no que la ciudad esté conectada mediante metro de una esquina a otra”. Ecologistas en Acción, asociaciones de consumidores y usuarios y agentes sociales vinculados con la Universidad serán también objeto de esta campaña de Izquierda Unida que, además, saldrá a la calle con mesas informativas.

 

Asimismo, el portavoz del grupo municipal, Pedro Moreno Brenes, aludió al último debate plenario sobre el metro cuando le preguntó al alcalde por alguna desventaja del metro en superficie y el primer edil no supo responder. “Si el alcalde lo que quiere es hace runa campaña mediática en contra, que lo diga; si lo que quiere es que no funcione el metro, que lo diga también, pero que no se encierre en un bunker como acostumbra”.