Izquierda Unida defenderá en los ayuntamientos de la provincia y en la Diputación una moción en apoyo a los ciudadanos palestinos que viven constantemente amenazados por Israel.

Izquierda Unida defenderá en los ayuntamientos de la provincia y en la Diputación una moción en apoyo a los ciudadanos palestinos que viven constantemente amenazados por Israel.

Esta mañana en rueda de prensa la portavoz provincial de Izquierda Unida, Toni Morillas, y la representante de la asociación Paz, Igualdad y Solidaridad Internacional “UNADIKUM”, Saray Pineda, han recordado que la política israelí hacia la población de Palestina supone la reiterada violación de los derechos humanos  y que como ha ocurrido estos días se incrementa con ataques a la población de Gaza, con un centenar de muertos.

“Estos hechos constituyen un crimen contra la Humanidad que exigen una rápida y contundente respuesta política internacional para que no queden impunes. La solidaridad internacional con el pueblo palestino en estos momentos tiene un claro ejemplo en el cooperante malagueño, José Manuel  Pineda Marín, el cual permanece en Gaza informando al mundo de los crímenes perpetrados por Israel aún a riesgo de su propia vida. Su valentía debe ser referencia en el hacer de las instituciones ante la agresión de Israel”, ha señalado Toni Morillas, quien ha añadido que en anteriores acciones ilegales cometidas por Israel, como la construcción del muro o el ataque de 2008 contra Gaza en el que mataron a 1440 civiles, la comunidad internacional no pone los medios para evitar estas agresiones. Los Estados Unidos, la Unión Europea y organizaciones como la ONU no pueden quedarse en mera retórica. “Qué duda cabe que los premiados con el Nobel de la Paz no están actuando como dicho honor merece”.

Para IU y los colectivos de apoyo a Palestina, la solución al conflicto entre el estado de Israel y el pueblo palestino vendrá por la vía del diálogo y la negociación, como reivindica el pueblo palestino. A pesar de ello, Israel se niega a acatar las resoluciones internacionales y a respetar los derechos humanos más elementales de la población palestina. La construcción del muro en Cisjordania y el bloqueo de Gaza, que dura más de dos años, suponen castigos colectivos para el conjunto de la población palestina.

Más de 200 organizaciones civiles palestinas, numerosas  personalidades e intelectuales, y algunas administraciones e instituciones llevan años desarrollando una campaña promoviendo el boicot, la desinversión y las sanciones internacionales (BDS) para presionar a Israel con el objeto de que ponga fin a la ocupación, tras 42 años, de los territorios palestinos. El BDS es una táctica no violenta que se usó antes para presionar a otros países, obligándoles a que acaten el derecho internacional como con el apartheid en Sudáfrica.

Con estos antecedentes, IU promueve una moción en los ayuntamientos y en la Diputación para, además de condenar los ataques, aplicar el BDS mediante la no compra de productos israelíes, Exigir al Gobierno de Israel que garantice la distribución de ayuda humanitaria en Gaza y al Gobierno Español que tome las medidas oportunas de presión como la suspensión de los acuerdos comerciales y de cooperación con el Estado de Israel.