Recortan trenes convencionales y suben tarifas de cercanías dentro del plan de privatización del ferrocarril

Izquierda Unida promoverá diversas iniciativas en el Parlamento Andaluz y Diputación en defensa del ferrocarril malagueño, después del acuerdo del Consejo de Ministro que elimina cuatro trenes de los trayectos Ronda-Algeciras y Córdoba-Bobadilla.

 

La parlamentaria andaluza de IULV-CA por Málaga, Dolores Quintana; la diputada provincial, Toni Morillas, el coordinador comarca en Ronda, Alvaro Carreño y representantes de comité de empresa de Renfe han denunciado esta mañana en rueda de prensa que el proceso de privatización del ferrocarril ha dado un paso más con a eliminación de trenes de medio recorrido y la subida de precios en los billetes de éstos y de cercanías.

 

Dolores Quintana ha recordado que desde el 28 de diciembre (fecha del acuerdo ministerial) se han eliminado dos trenes de la línea Ronda Algeciras, dándose la circunstancia de que la que ha quedado contempla menos paradas, por lo que, además, “hay pueblos con estación de trenes en las que no para el tren, como es el caso de Arriate”.

Igualmente, con la desaparición del tren Córdoba-Bobadilla de las 12,30 y el que realiza el servicio al contrario, de las 15,25 “se da un varapalo a la estación más emblemática y al nudo neurálgico que es Bobadilla”, señaló Quintana, quien añadió que con ello también desaparece un enlace que permitía hacer viaje en trenes convencionales que ahora sólo podría hacerse en el AVE Córdoba-Málaga “cuyo billete cuesta tres veces más”.

 

Dolores Quintana ha anunciado la presentación de una Proposición No de Ley (PNL) para exigir al Gobierno central que de marcha atrás en este “ataque a la vertebración del territorio y a los bolsillos de las personas”.

 

En esa línea, Carreño explicó que la Serranía de Ronda, ya de por sí abandonada en materia de comunicaciones se resiente con este recorte del 50 por ciento del servicio y ha recordado que existen lazos históricos entre la comarca y Algeciras en torno al tren de media distancia que ahora desaparecen.

 

La portavoz de IU en Diputación, Toni Morillas, también ha anunciado una iniciativa en el pleno para que se exija al Gobierno “que no maltrate a la provincia en materia de infraestructuras y especialmente el transporte público. Cuando estamos en unos momentos en los que los ciudadanos están seriamente perjudicados por las consecuencias de la crisis y los recortes, el Gobierno tiene que hacer una apuesta clara por el trasporte público y asequible. Entendemos que el presidente de Diputación debe mediar ante su partido en el Gobierno porque la supresión de estos cuatro trayectos afectará a los ciudadanos y redundará en el desmantelamiento de la red ferroviaria de los municipios más pequeños de la provincia”.

 

Por su parte, Bartolomé Muñoz, en representación de los trabajadores de Renfe y Adif aventuró que la privatización se hará efectiva este verano y que el Gobierno ha incumplido sus promesas ya que la única rentabilidad que va a permitir con sus acciones es a puramente económica, que es la que interesa a la empresa privada. Con la supresión de estas líneas, no sólo desaparece el puesto de los trabajadores ferroviarios, sino que también afectará a los empleados de las contratas ferroviarias.