Delegados de toda la provincia debaten el futuro de la organización en Málaga y el objetivo político en Andalucía

La primera jornada de la XIX Asamblea Provincial de Izquierda Unida ha debatido el informe de gestión de la dirección provincial saliente, que ha recibido un total de 96 votos a favor, ninguno en contra y 21 abstenciones.

 

La asamblea, que se celebrará hasta mañana domingo en el Ceulaj de Mollina, tiene entre sus objetivos debatir los documentos de la próxima asamblea andaluza, así como elegir a la nieva dirección provincial.

 

El coordinador saliente, José Antonio Castro, ha asegurado esta mañana ante los medios de comunicación que se ha llegado a este encuentro tras más de un centenar de reuniones con una amplia participación, por la capacidad de “ir sumando gente”, por el acercamiento de personas y colectivos “que han estado en el trabajo institucional y en la y que han querido cooperar en el debate de cuáles han de ser las líneas maestras”.

Castro se ha congratulado de este proceso de crecimiento que será aún más evidente en los próximos comicios europeos, y, muy especialmente, en las elecciones municipales. “Estamos inmersos en un reto y es que el crecimiento de IU, no sólo como fuerza política sino también como una fuerza capaz de servir de pegamento en la calle a tanto ciudadano que busca una salida a esta crisis”.

 

El líder provincial de IU ha aludido además a la delegación que saldrá elegida en esta asamblea para participar en la convocatoria andaluza donde se designará a un nuevo coordinador andaluz en sustitución de Diego Valderas. Málaga aportara unos 80 delegados que van a decidir la acción política andaluza para los próximos años, tanto en la calle como en el Gobierno andaluz, con una aportación relevante de cuadros malagueños que tendrán un papel importante en esa futura dirección