Abogamos por ahorrar en externalizaciones y usarlo para acabar con el trabajo al 75 por ciento en centros sanitarios