La nueva adjudicataria del 112 quiere cambiar las condiciones laborales y despedir trabajadores pocos días después de hacerse con el contrato