Proponemos usar el superávit de Diputación para un plan de empleo y préstamos sin intereses a municipios