Detrás de las cifras de creación de empleo se esconde el drama de que son cortos y con bajos salarios