Es vergonzoso que la calidad de vida ciudadana esté sujeta a los beneficios empresariales que gestionan servicios públicos