Acudir a las urnas es impedir que otros decidan sobre nuestro futuro