Encerrar a 500 inmigrantes en una cárcel atenta contra su dignidad