Hay voluntad política para que Málaga sea sólo la terraza de verano