8M: plantamos cara al patriarcado, al capitalismo, a la precariedad y la violencia