IU exige un plan extraordinario que elimine los sedimentos en los ríos antes del próximo otoño