¿Inhabilitarán y condenarán ahora a una silla vacía? Por Antonio Romero